Un final para confiar

0
233

Todos satisfechos. Era era la sensación que se vivía anoche en Victoria. Y la verdad que no es poca cosa. No exultantes, satisfechos. Y esto no sólo tiene que ver con el buen triunfo ante Aldosivi, sino por llegar a los 20 puntos en este torneo, cosa que parecía imposible, cuando en la séptima fecha se desvinculó del club Mauro Camoranesi.

Es que los cinco puntos conseguidos en los siete partidos dirigidos por el ex técnico, más el empate frente a Newell´s en Victoria, con Pepe Castro en el interinato, le dejaban al nuevo cuerpo técnico de Pedro Troglio la difícil misión de enderezar el rumbo. Y así lo hizo. Catorce puntos en nueve partidos le permitieron a Tigre llegar a los 20. Se logró a base de trabajo y de compromiso. Desde el cuerpo técnico hacia los jugadores.

Todo comenzaba de cero allá por la novena fecha y los compromisos que marcaban el inicio de este nuevo ciclo no pintaban nada fáciles. Pero todo se fue dando, sin pausa. Apostando a recuperar esa identidad que Tigre supo construir en estos años de primera división: hacer del Estadio José Dellagiovanna una cancha difícil para el visitante. Así de fácil. Y se consiguió.

Por otro lado, Troglio supo mostrar un equipo ambicioso también de visitante, en algunas oportunidades se podía desplegar y en otras buscarle alternativas sin renunciamientos. Así, se fue aclarando el panorama y la suma de puntos permitían mantener no sólo una línea de juego sino un equipo titular, que sólo se veía con cambios por lesiones o suspensiones. Importantes triunfos y buenos partidos de visitante comenzaron a mostrar un panorama alentador que culminó ayer, en su primera etapa, con el triunfo frente a Aldosivi en Victoria.

Un triunfo justo. Justo y necesario. Si bien no fue un dominio abrumador, Tigre supo manejar los tiempos del partido, la tenencia del balón, con Itabel, Japo Rodríguez y Menossi. El incansable trajinar de Martín Galmarini, ovacionado por el estadio en reconocimiento a su despliegue conmovedor. Esto le permitió al equipo de Troglio ahogar el juego que intentaba Aldosivi sobre todo en los pies de Alexis Castro, LLama y Rosales.

El trámite se hacía intenso, pero no llegaban a crear peligro en las áreas. Hasta que en un tiro libre a favor de Aldosivi, ejecutado por Gastón Díaz, pegó en la mano de Itabel y Néstor Pitana sin la mínima duda marca el penal. Pero estaba Javi García para refrendar su excelente momento y tapó el tiro desde los doce pasos ejecutado por el mismo ex Tigre.

La única jugada de riesgo hasta que sobre el minuto final de la primera etapa una falta sobre Itabel, casi sobre la línea de fondo fondo, fue ejecutada con precisión por el Japo Rodríguez que encontró la cabeza de Federico González para dejar a Tigre arriba segundos antes de ir al descanso.

Ya el partido era otro, porque obligaba al equipo de Quiróz a buscar el empate con más ímpetú y si bien no generó jugadas de sumo riesgo, puso en vilo a la defensa local que aguantaba los embates marplatenses a pie firme. Pero Tigre pudo aumentar en un contraataque cuando Lucas Janson, que ya había eludido al arquero Vega, definió junto a un palo pero el balón se fue por muy poco.

Sin embargo, el premio lo obtuvieron tanto Tigre cómo Janson, a los 39 minutos, cuando le ganó en el salto a Gastón Díaz para convertir de cabeza. Ahí se terminó el partido. No había nada más para hablar.

Una culminación de torneo que deja abierto un frente de confianza. La satisfacción de los 20 puntos conseguidos. La confianza para esperar un nuevo torneo, pero antes la Copa Argentina. El miércoles 25/5 a las 15,30 frente a Douglas Haig en el estadio de Banfield. Otro momento para confiar

satisfechos. Era era la sensación que se vivía anoche en Victoria. Y la verdad que no es poca cosa. No exultantes, satisfechos. Y esto no sólo tiene que ver con el buen triunfo ante Aldosivi, sino por llegar a los 20 puntos en este torneo, cosa que parecía imposible, cuando en la séptima fecha se desvinculó del club Mauro Camoranesi.

Es que los cinco puntos conseguidos en los siete partidos dirigidos por el ex técnico, más el empate frente a Newell´s en Victoria, con Pepe Castro en el interinato, le dejaban al nuevo cuerpo técnico de Pedro Troglio la difícil misión de enderezar el rumbo. Y así lo hizo. Catorce puntos en nueve partidos le permitieron a Tigre llegar a los 20. Se logró a base de trabajo y de compromiso. Desde el cuerpo técnico hacia los jugadores.

Todo comenzaba de cero allá por la novena fecha y los compromisos que marcaban el inicio de este nuevo ciclo no pintaban nada fáciles. Pero todo se fue dando, sin pausa. Apostando a recuperar esa identidad que Tigre supo construir en estos años de primera división: hacer del Estadio José Dellagiovanna una cancha difícil para el visitante. Así de fácil. Y se consiguió.

Por otro lado, Troglio supo mostrar un equipo ambicioso también de visitante, en algunas oportunidades se podía desplegar y en otras buscarle alternativas sin renunciamientos. Así, se fue aclarando el panorama y la suma de puntos permitían mantener no sólo una línea de juego sino un equipo titular, que sólo se veía con cambios por lesiones o suspensiones. Importantes triunfos y buenos partidos de visitante comenzaron a mostrar un panorama alentador que culminó ayer, en su primera etapa, con el triunfo frente a Aldosivi en Victoria.

Un triunfo justo. Justo y necesario. Si bien no fue un dominio abrumador, Tigre supo manejar los tiempos del partido, la tenencia del balón, con Itabel, Japo Rodríguez y Menossi. El incansable trajinar de Martín Galmarini, ovacionado por el estadio en reconocimiento a su despliegue conmovedor. Esto le permitió al equipo de Troglio ahogar el juego que intentaba Aldosivi sobre todo en los pies de Alexis Castro, LLama y Rosales.

El trámite se hacía intenso, pero no llegaban a crear peligro en las áreas. Hasta que en un tiro libre a favor de Aldosivi, ejecutado por Gastón Díaz, pegó en la mano de Itabel y Néstor Pitana sin la mínima duda marca el penal. Pero estaba Javi García para refrendar su excelente momento y tapó el tiro desde los doce pasos ejecutado por el mismo ex Tigre.

La única jugada de riesgo hasta que sobre el minuto final de la primera etapa una falta sobre Itabel, casi sobre la línea de fondo fondo, fue ejecutada con precisión por el Japo Rodríguez que encontró la cabeza de Federico González para dejar a Tigre arriba segundos antes de ir al descanso.

Ya el partido era otro, porque obligaba al equipo de Quiróz a buscar el empate con más ímpetú y si bien no generó jugadas de sumo riesgo, puso en vilo a la defensa local que aguantaba los embates marplatenses a pie firme. Pero Tigre pudo aumentar en un contraataque cuando Lucas Janson, que ya había eludido al arquero Vega, definió junto a un palo pero el balón se fue por muy poco.

Sin embargo, el premio lo obtuvieron tanto Tigre cómo Janson, a los 39 minutos, cuando le ganó en el salto a Gastón Díaz para convertir de cabeza. Ahí se terminó el partido. No había nada más para hablar.

Una culminación de torneo que deja abierto un frente de confianza. La satisfacción de los 20 puntos conseguidos. La confianza para esperar un nuevo torneo, pero antes la Copa Argentina. El miércoles 25/5 a las 15,30 frente a Douglas Haig en el estadio de Banfield. Otro momento para confiar

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.