San Fernando pide que se abarate el transporte para familiares de isleños

0
155

Autoridades municipales de la Dirección de Medio Ambiente insistieron en la implementación de la tarjeta SUBE para que puedan comprar pasajes fluviales los vecinos radicados en el Delta bonaerense y sus parientes, con precios diferenciales sobre los últimos aumentos, para no afectar el desarrollo social de la región.

En los primeros días de junio se conocieron los nuevos montos de pasajes de transporte fluvial de las Islas bonaerenses, que varían entre el 66% y el 100% en la mayoría de los casos y fueron fuertemente resistidos por la comunidad isleña y los sectores turísticos y productivos.

En respuesta, 17 días después, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y el Ministerio de Transporte de la Nación anunciaron que en conjunto aplicarían un subsidio para los vecinos residentes en el Delta que reduciría su importe diferencial en un 60%. El Director de Medio Ambiente del Municipio de San Fernando, Gabriel Tato, comentó al respecto: “Hay que empezar a considerar el entorno del isleño, la familia”

“Cualquier pariente que viaja a visitar a una persona en el Paraná Miní, por ejemplo, una familia tipo de 4 personas, tiene de gastos de pasajes por $1300”, argumentó el funcionario. “No son isleños, pero su aporte con el trasporte público de pasajeros es determinante para el desarrollo social, productivo y económico de la región”, agregó.

A su vez, consideró importante que se cambie la tecnología de cobro por el Sistema Único de Boleto Electrónico: “La tarjeta SUBE marcaría un antes y un después. Necesitamos que se aplique a la brevedad tomando algunos parámetros, porque si fuese como en el continente no va a causar los efectos deseados. Está bien que se subvencione a una mujer embarazada o a un jubilado pero quienes habitan en el Delta deben ya partir de una tarifa diferencial”.

“Esta es una temática muy compleja a la que hay que darle abordaje general”, continuó Gabriel Tato y concluyó su opinión: “La Provincia debe poner cartas en el asunto y darle soluciones de fondo. El problema no solo es el transporte, que ya es obsoleto, sino que falta trabajar profundamente sobre los precios y sobre el desarrollo que se quiere para el delta”.

SIN COMENTARIOS