“La conciliación obligatoria dictada por la Provincia es facilista y no resuelve la cuestión medular”

0
86

La ministra de Industria, Débora Giorgi, sostuvo hoy que la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo bonaerense en el conflicto que atraviesa la planta autopartista Gestamp “es facilista y no resuelve la cuestión medular” relacionada con aquellos que pusieron en riesgo la seguridad de los trabajadores de la planta.

La conciliación obligatoria dictada por la provincia de Buenos Aiures es una “solución facilista que no tiene en cuenta lo que puede ocurrir el día después”, cuando “los trabajadores que defienden sus propios intereses vuelvan a trabajar con aquellos a los que pusieron en riesgo”, aseveró la ministra en diálogo telefónico con Télam.


“La solución de la provincia es para la foto, no mira lo que puede pasar mañana, no resuelve el problema medular. Las extorsiones permanentes no se pueden tolerar”, enfatizó.

La funcionaria nacional sostuvo que el conflicto está instigado por “espacios políticos con intereses propios” y remarcó: “No es sustentable la permanente extorsión de grupos minúsculos que defienden sus intereses en detrimento de la mayoría de los trabajadores que quieren trabajar”.

La titular de la cartera de Industria recordó que el conflicto que afecta a unos 2.000 trabajadores tiene su origen en la situación de 67 operarios que no aceptaron la suspensión “con 100 por ciento de haberes en el bolsillo”.

La situación se agravó esta semana cuando nueve empleados ingresaron a la planta de Gestamp por la noche, tomaron la grúa puente e impidieron que continuara la producción.

“Tomando la planta ponen en riesgo la seguridad de sus compañeros. Subiéndose a la grúa ponen en riesgo su vida y la de sus compañeros”, lamentó la ministra.

“Se trata de gente que quiere defender sus intereses particulares y no conquistas como el derecho a huelga que está garantizado”, sostuvo la funcionaria, quien llamó a “dar los debates políticos en otros lugares” como el Congreso.

En la misma dirección afirmó que detrás del conflicto hay “una cuestión política” que queda en evidencia al ver “quiénes hacen los reclamos” y la “violencia de los mismos”.

“Alcanza con pasar por la puerta de Gestamp -en Escobar- y ver las pancartas y las agresiones contra nuestro gobierno para saber quiénes está detrás del conflicto”, remarcó la ministra. 

SIN COMENTARIOS