En San Isidro recordaron a los fusilados de José León Suárez

0
262

Ayer por la tarde se realizó una ceremonia en Boulogne, para conmemorar el 58º aniversario de la masacre en la que el gobierno militar de Aramburu asesinó a cinco personas. El intendente Gustavo Posse asistió junto familiares de las víctimas, funcionarios y concejales.

Ayer por la tarde, en la intersección de Guayaquil y Boedo (Boulogne), el Municipio de San Isidro organizó un homenaje por el 58º aniversario de la masacre, en manos del gobierno de facto de Aramburu, en la que cinco personas fueron ejecutadas en los basurales de José León Suárez.

El intendente Gustavo Posse asistió a la ceremonia acompañado por familiares de dos de las víctimas, que eran sanisidrenses – Nicolás Carranza y Francisco Garibotti –; junto a un centenar de vecinos, legisladores provinciales, funcionarios y concejales de San Isidro.

“Vinimos a acompañar, como todos los años, a los familiares de Carranza y Garibotti, dos trabajadores que fueron asesinados en un hecho que – en principio – pasó al olvido pero hoy enaltece el sentido de la democracia”, afirmó Posse y agregó: “Sus hijos, que siguieron trabajando y militando en la política sin realizar un sobre uso de su apellido, los recuerdan con alegría y sin rencor”.

14418392633_1a143ccf7e_h

Después, el intendente dejó flores en el altar que, desde 1998, se encuentra montado en la esquina de Guayaquil y Boedo. Además, tras una ordenanza municipal, dos pasajes de Boulogne llevan el nombre de los mártires sanisidrenses y las casas en las que vivían poseen placas conmemorativas.

“Es bueno que el pueblo argentino recuerde que los violentos no pueden arrogarse la representación del pueblo. A pesar de ser una fecha, fundamentalmente, trascendental para el peronismo también se encuentran presentes vecinos radicales, socialistas y demócratas cristianos. Eso hace a la integración política”, sostuvo Carlos Castellano, presidente del Concejo Deliberante de San Isidro.

A su lado, el concejal Pablo Fontanet remarcó que la ceremonia sirvió para reflexionar sobre las tragedias que vivió el país, “donde las diferencias políticas se pagaban con la vida”.

“Destaco que hoy se encuentran militantes, funcionarios y vecinos acompañando la memoria de los mártires. No considero ésto como una fecha triste porque triste sería si pasara por las calles y viera que nadie los recuerda”, comentó Ezequiel Alberto Oliva, ex senador provincial.

María Eva Carranza, que tenía siete años cuando perdió a su padre, pidió que este hecho nunca se olvide porque fue una historia real y “mucha sangre se derramó sólo por ser peronista”.

“La masacre trasciende la bandera del Partido Justicialista y mucho tiempo estuvo oculta debajo de la alfombra – de hecho los crímenes están impunes – pero, de a poco, la cuestión cambió”, explicó Carlos Carranza, hijo de Nicolás. Berta Carranza, que se encontraba con Carlos, dijo que aunque no lograron conseguir justicia, al menos, sí se mantiene la memoria.

“Fueron héroes que perdieron su vida ante una causa justa”, concluyó Delia Garibotti, hija de Francisco.

El hecho

Los fusilamientos se refieren a la masacre de civiles que ocurrió el 9 de junio de 1956 en los basurales de José León Suárez, en el partido de General San Martín, durante el gobierno de facto autodenominado Revolución Libertadora. Un grupo de vecinos se encontraba escuchando una pelea de boxeo cuando un escuadrón policial los capturó, con la excusa de que estaban conspirando contra el Estado. Cinco fueron ejecutados pero otros siete lograron sobrevivir. 

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.