Irán y Nigeria protagonizan el partido más aburrido del Mundial

0
220

Los seleccionados de Nigeria e Irán, próximos rivales de Argentina por el Grupo F, igualaron sin goles en el partido que marcó el debut de ambos en el Mundial de Brasil 2014.

Protagonizaron el primer empate del Mundial 2014, con un aburrido 0-0 en la ciudad de Curitiba.

En lo que va del certamen ecuménico se habían disputado 12 cotejos y en todos hubo un ganador, salvo en este duelo en el estadio Arena da Baixada, donde ambos equipos no lograron sacarse diferencias y mostraron pocas ideas y emociones.

Con este resultado que completó la primera fecha de la zona, Argentina quedó como líder con 3 unidades, seguida por Nigeria e Irán con 1, mientras que Bosnia cierra sin puntos.

Nigeria, actual campeón de Africa y comandada por Stephen Keshi, dominó el desarrollo del juego, pero pecó de falta de ideas para llegar al gol que le permitiera sumar los tres puntos, vitales en su afán por cortar la racha de eliminaciones en primera ronda de sus últimos dos certámenes de Japón-Corea 2002 y Sudáfrica 2010.

Por su parte, Irán, con el portugués Carlos Queiroz como DT, planteó una estrategia para no perder y si es posible sorprender a su rival y estuvo cerca, pero celebró finalmente el hecho de haber sumado por tercera vez en un Mundial tras el 2-1 a Estados Unidos en Francia 1998 y el 1-1 con Angola en Alemania 2006.

En el primer tiempo, Nigeria se adueñó del balón y generó serio peligro en el inicio ante una defensa de Irán que arrancó nerviosa y con dudas. Hubo un gol anulado por falta al arquero y luego un centro de Emmanuel Emenike que no pudo conectar Ahmed Musa, y luego Ogenyi Onazi tomó el rebote pero su remate se fue afuera.

Todo en los primeros 10 minutos, porque luego el ritmo decayó, los asiáticos se afirmaron en el fondo y todo se tornó trabado con los africanos en campo rival pero saber cómo crear peligro.

Tuvieron que pasar 30 minutos para retornara la emoción al estadio, con mayoría de brasileños en las gradas, con un tiro libre lejano del mediocampista nigeriano Musa que casi sorprende al arquero Alireza Haghighi.

Sin embargo, en la siguiente Irán tuvo la única y la mejor de la etapa y el partido con un córner de Ashkan Dejagah que Reza Ghoochannejad cabeceó solo en el área chica, pero respondió muy bien el `1` de los africanos, Vincent Enyeama.

En la segunda etapa, el desarrollo prácticamente fue similar con Nigeria con el balón en su poder pero sin poder penetrar y un Irán, que de todos modos se mostró un tanto más osado y hasta supo llevar preocupación para las `Súper Aguilas`.

Un disparo de afuera de Emenike, a los 12, un gol anulado por falta en ataque a Shola Ameobi a los 26, un remate también de lejos de Ogenyi Onazi a los 31 y un par de cabezazos al final, fueron las jugadas de mayor peligro de una Nigeria, que intentó una y mil veces pero no supo encontrarle la vuelta a la defensa rival.

Por su parte, en Irán, Haji Safi, con un buen desborde y pase atrás que no pudo conectar Ghoochannejad a los 21, un centro de Mehrdad Pooladi que le quedó alto a Dejagah a los 33, y un tiro desde lejos de Andranik Timotian a los 36, hasta pudo haberse quedado con la victoria.

Así, ambos se quedaron con un empate que verdaderamente no le sirve mucho a ninguno de los dos, pues ahora tendrán que medirse ante Argentina, la gran favorita a ganar el grupo, y con Bosnia, con el que a priori lucharán por el segundo pasaje a octavos de final.

SIN COMENTARIOS