San Isidro disfrutó de una degustación Poética

0
150

Se presentó en el Concejo Deliberante de San Isidro el espectáculo del grupo Hay Teatro “Menú poético: El sabor de la palabra” que combinó la palabra, la música y la degustación de sabrosos bocados.

El sábado por la noche grupos de personas de lo más variado acudieron al Concejo Deliberante de San Isidro para disfrutar de una nueva propuesta cultural.

Gente que viene en solitario, familias que traen sus hijos, parejas de enamorados, amigos de toda la vida, todos, se citaron para ver la obra “Menú poético: El sabor de la palabra”, del grupo Hay Teatro.

Los asistentes, antes de entrar a la sala, ya pudieron ir oliendo lo que iban a presenciar momentos después: Unas bandejas plateadas, repletas de canapés y tragos de mistela que las actrices invitaban a degustar, un menú que servía para alimentar tanto al cuerpo como al alma.

21-640x400

La idea y dirección de este Menú Poético está a cargo de Estela Oriana, docente en el Polivalente de Arte de San Isidro y actriz con una amplia trayectoria en las tablas.

“Esta obra es un conjunto de poemas que da placer compartir con el otro, porque a nosotros nos dio placer leerlos”. Vamos a alimentarnos de palabras, de buenas y sabrosas ristras de versos escogidos de aquella reserva que cada uno alberga en su yo más íntimo”, señaló Oriana.

La directora no actúa sola, está muy bien acompañada por Liliana Dozo y Mónica Landolfi, ambas también cocineras de unas palabras que aman.

Es un menú con muchos y diversos platos que conocen de hace tiempo, pero que recitan como si los acabaran de leer. Son textos de autores como Vicente Baptista, Eduardo Galeano, Borges, Alfonsina Storni o Juana de Ibarbourou que el público escucha y rememora.

En el show hay conversaciones entre autores, a veces anónimos, espectadores y actrices que rescatan del tiempo aquellas tertulias de antaño, como las de la Quinta los Ombúes de San Isidro en la época de Mariquita Sánchez de Thompson.

Las palabras que este trío de mujeres comparte con el resto de los comensales de poemas vienen servidas con el acompañamiento de un cuarteto de músicos llamado “Oie Chico” (Paul Pérez, Gabriela Pedernera, Carolina Davis y Osvaldo Aued), que con guitarra, vientos y percusión salpimentaron con gracia una carta nutritiva y variada.

Como postre hubo sorpresas para el público. Varios asistentes se convirtieron en rapsodas improvisados. Juntos leyeron un poema y pudieron llevarse a casa, no solo buenas y ricas palabras, sino también un pequeño bocado.

SIN COMENTARIOS