Holanda venció a México en el final y se clasificó a la próxima ronda

0
190

Con goles de Sneijder a tres del final, y de Huntelaar de penal en el minuto 94, los naranjas se lo dieron vuelta a los aztecas en el Castelao de Fortaleza y así se metieron en los cuartos de final en Brasil 2014.

De manera agónica y emotiva, en tres minutos Holanda dio vuelta el partido y derrotó a México 2-1, para clasificar a cuartos de final del Mundial Brasil 2014, en un final polémico con protestas de jugadores y cuerpo técnico del equipo azteca.

En el estadio Castelao, de Fortaleza, a los 3 minutos del segundo tiempo Giovani Dos Santos abrió el marcador para México, empató a los 42 Wesley Sneijder, y a los 45 Klaas-Jan Huntelaar marcó de penal -discutido y polémico- el gol del triunfo para Holanda.

Ahora, el equipo que dirige Louis van Gaal espera en cuartos de final al ganador de la otra llave, el partido que más tarde jugarán Costa Rica y Grecia.

Para México, la decepción fue muy grande, ya que dejó escapar sobre el final la ventaja conseguida con el gol de `Gio` Dos Santos en el arranque de la segunda etapa, y quedó eliminado en los octavos de final de un Mundial por sexta vez consecutiva.
Los dirigidos por Miguel Herrera fueron superiores en buena parte del partido, pero desperdiciaron la posibilidad de clasificarse a cuartos de final por primera vez fuera de su país por exagerar con el cuidado del 1-0 a favor.

Pero enfrente estaba Holanda, y el riesgo de perder todo en un puñado de minutos no fue contemplado por México. Y eso fue lo que pasó, tras un tiro de media distancia que superó por primera vez en toda la tarde al excelente arquero del equipo `verde`, Guillermo Ochoa.

Y un penal que será una de las grande polémicas del Mundial 2014, ya que el astuto Robben pareció egancharse exprofeso con la pierna de un ingenuo `Rafa` Márquez, en una actitud incomprensible si se toma en cuenta la dilatada experiencia del muy buen defensor mexicano.

Con 32 grados de calor, el comienzo del partido mostró a un México mejor parado en la cancha, con buen trato de pelota y llegada por los costados, aunque sin demasiada profundidad.

El intento de Van Gaal por tener mayor posesión del balón con el ingreso del lateral Paul Verhaegh se vio frustrado a los diez minutos, cuando Nigel De Jong se retiró lesionado con un problema muscular y el técnico holandés tuvo que improvisar con la reorganización táctica.

El joven Daley Blind se adelantó al centro del campo, mientras que Bruno Martins Indi ocupó su lugar en la línea de tres.
Holanda modificaba su esquema entre un 5-3-2 en defensa y un 3-5-2 en ataque, mientras que México mantenía un orden más definido y efectivo.

Miguel Layún fue un resorte importante en el funcionamiento del equipo de Herrera, ya que el lateral del América de México llegaba y pateaba de media distancia, ganándose los aplausos de su parcialidad.

Holanda, por su lado, mostró poco en esa primera parte, con ritmo moderado para evitar el desgaste físico que el calor provocaba, por lo que su producción fue apenas discreta.

El segundo tiempo comenzo bien arriba, tras el tempranero gol de `Gio` Dos Santos, quien desde el borde del área metió un zurdazo goleador junto al palo izquierdo de Cillessen. Lo merecía México y lo sufría Holanda.

Hasta que se la jugó Van Gaal con el ingreso a Memphis Depay, en lugar de Verhaegh, y los europeos se plantaron definitivamente con un 4-3-3.

El adelantamiento de los holandeses permitió que Ochoa volviera a aparecer con una atajada monumental, para tapar un disparo de Stefan De Vrij en la línea de gol.

Cuando Herrera decidió reforzar el esquema defensivo de su equipo con el ingreso de Javier Aquino en reemplazo de Dos Santos para cuidar la ventaja, se descompensó el equipo mexicano, que seguía apostando a la seguridad de Ochoa, quien enseguida le ganó un mano a mano a Robben.

El final de fiesta que imaginaban entonces los mexicanos, trocó en derrota: el empate llegó un fuerte tiro de Sneijder desde afuera, y el remate llegó con ese penal de la discordia. Poco le importó la polémica a Huntelaar, quien convirtió con un tiro cruzado a la derecha de Ochoa.

Loco festejo para jugadores e hinchas holandeses, en medio de la tristeza y desconsuelo de los aztecas. Ni más ni menos que el fútbol mismo, potenciado por ocurrir en un Mundial.

Holanda ya está en cuartos de final, con perspectivas interesantes cuando ataca y con dudas para defenderse. Se verá en la próxima fase para qué está en este torneo el equipo de Van Gaal.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.