La Escuela de Jockeys Aprendices celebró su décimo aniversario en San Isidro

0
200

El intendente Gustavo Posse estuvo presente en los festejos que se realizaron en el Hipódromo local donde funciona el Polo de Desarrollo Educativo para la Actividad Hípica.

“Desde muy chico que ando con los caballos y siempre tuve el sueño de ser jockey”, dice Gustavo Villalba uno de los alumnos de la escuela de Jockeys Aprendices. Una frase que se repitió en la boca de todos los jóvenes que forman parte del curso que cumplió su décimo aniversario y tuvo su festejo en el Polo de Desarrollo Educativo para la Actividad Hípica en el Hipódromo de San Isidro. El intendente Gustavo Posse estuvo presente en la celebración.

“Es una alegría enorme poder festejar los diez años de esta escuela que enseña una de las grandes profesiones deportivas; y que además de cumplir con el sueño de aquellos que quieren ser jockey, los prepara para la vida en caso de no lograrlo por distintas cuestiones, como puede ser el peso”, dijo Posse.

La escuela se inauguró en el año 1940, junto a la de entrenadores, y de allí egresaron los mejores jockey y jocketas del país. En 1999 cerró sus puertas hasta que en 2004 se produjo la reapertura, renovando la ilusión de los jóvenes que soñaban con correr. En estos años, 50 fueron los alumnos egresados, de los cuales en la actualidad están corriendo 42 y todos ellos alcanzaron un total de 7.243 pruebas.

El equipo de trabajo dirigido por la experiencia de Héctor Libré y Victor Sabín al que se sumaron Diego Davide, Miguel Almanza y Juan Suchecki es el nexo con los jóvenes que tienen en su mente salir a las pistas y cumplir el sueño de sus vidas. “El objetivo primordial de la escuela es formar una buena persona”, aclara Libré con mucha alegría. “Estoy muy feliz. Esto es algo que se hizo con mucho trabajo y la verdad que superó las expectativas, pero cuando uno hace algo con el corazón el resultado es éste”, concluyó.

SIN COMENTARIOS