Piden que se deje sin efecto un plus que pretenden cobrar los farmacéuticos

0
196

El Defensor del Pueblo anunció que se hará una presentación en el colegio profesional para que quede sin efecto la polémica medida que involucra a las ventas de los turnos y feriados.

La decisión de las farmacias de la Provincia de cobrar un adicional para aquellas operaciones que se hagan fuera del horario de atención al público, tal como decidió el Colegio profesional que las nuclea, motivó una fuerte reacción del Defensor del Pueblo bonaerense, Carlos Bonicatto, que anunció que le pedirá a esa entidad que deje sin efecto la polémica medida.

La intervención de la Defensoría en el controvertido tema es consecuencia de las numerosas quejas y consultas recibidas en La Plata y en otros distritos de la Provincia, en el sentido de rechazar el plus que pretenden cobrar los farmacéuticos.

Bonicatto consideró que “el eslabón más débil de la cadena es el consumidor”, sostuvo que la Defensoría acciona en virtud del principio doctrinario que “estamos a favor de los más débiles y en consecuencia no somos neutrales” y sentenció que en este caso la “vulneración del derecho a la salud”.

“No siempre la gente que acude a la farmacia en días feriados, sábados o domingos, viene con una receta de urgencia, pero sí, seguramente, tiene una necesidad de su salud. Ciertamente, que el farmacéutico también indica, pero esa es su tarea profesional y no es el mecanismo apropiado para la defensa de sus intereses, aumentar el costo del medicamento que es lo que finalmente sucede”, argumentó Bonicatto.

En su resolución, el Colegio que vincula a estos profesionales en la Provincia, admite la posibilidad de que los farmacéuticos que adhieran a la iniciativa puedan cobrar un plus sobre cada venta que se produzca en horario nocturno, en días feriados o no laborables, con el objetivo de enfrentar la realidad financiera que atraviesan.

La Defensoría explicó que desde el punto de vista del derecho del consumidor el “adicional” que se pretende cobrar “viola el principio consagrado de pagar un precio justo, porque impone un cargo o sobreprecio injustificado que no se corresponde con un valor agregado del producto”. Y en esa línea, advirtió que “el Colegio crea un servicio, tasa o contribución, que fomenta una actividad privada, que no tiene sustento constitucional”.

Asimismo, desde la institución que conduce Bonicatto se recordó que la oferta y comercialización de medicamentos está alcanzada por las previsiones de ley 24.240 (Defensa del Consumidor), mientras que el Estado prohíbe su venta fuera de las farmacias, con lo cual “los consumidores son cautivos del sistema”.

La decisión de Bonicatto, de rechazar el plus sobre los medicamentos, se inscribe en una política institucional que tuvo expresiones previas a favor de los consumidores, por ejemplo durante las inundaciones en La Plata “protegiendo el bolsillo de la gente ante subas injustificadas del algunos bienes de consumo esenciales por esa horas (velas, lavandina, etc), pero también con el sobreprecio que aún hoy muchas veces se cobra al recargar la tarjeta SUBE o al comprar un atado de cigarrillos y en los controles que todavía realiza la Defensoría sobre los Precios Cuidados y la especulación con el valor de la tierra para los buscan acceder a los beneficios del Plan Procrear”.

“Nuestra preocupación estará siempre del lado de la gente, para evitar que se produzcan situaciones de vulnerabilidad, como también lo está frente al consumo de medicamentos falsificados porque son un riesgo para la salud y son las farmacias los únicos establecimientos seguros para adquirirlos”, concluyó Bonicatto.

SIN COMENTARIOS