Alerta virus del sarampión en circulación

0
411

Desde el 2000 en Argentina no se había registrado un número considerable de casos de sarampión, sólo episodios aislados generalmente importados de otros países. A partir de marzo de este año se notificó un aumento de los mismos en el país, por lo que es clave la vacunación y extremar las medidas preventivas para evitar el contagio especialmente en niños entre quienes se presenta el mayor número de casos.

Ante la presencia de fiebre mayor a 38° y lesiones en piel, se debe consultar al médico inmediatamente.

Asesoraron: Dra. Liliana De Cicco (MN 71881) y Dra. Evangelina Rocha (MN 110732), pediatras de SMG Center 

El sarampión es una enfermedad viral, aguda y altamente contagiosa. El ser humano es el único huésped natural del virus y, por lo tanto, único reservorio de la infección. El mayor número de casos se presenta en niños y puede resultar grave en menores de 1 año o pacientes inmunocomprometidos. La forma de contagio es de persona a persona, a través de pequeñas gotitas de saliva que permanecen suspendidas en el aire, el ambiente o sobre los objetos hasta por 2 horas. Cualquier persona en contacto con ese foco viral que no se encuentre protegida puede contraer la enfermedad que tiene un período de incubación de unos 10 días. 

Los primeros síntomas son: 

  • Fiebre alta
  • Decaimiento
  • Conjuntivitis, catarro nasal y tos (Triple Catarro)
  • Erupción eritematosa: se presentan manchas rojas en la piel,  que dejan espacios de piel sana. Se inicia en el rostro y luego desciende al tronco y a los miembros superiores e inferiores, pudiendo afectar palmas y plantas. Aproximadamente, a los 5 o 7 días comienzan a desaparecer las lesiones en la piel y se puede observar una fina descamación.
  • El sarampión puede presentar complicaciones como ser diarrea, otitis media y laringitis, e incluso puede presentarse meningoencefalitis (con posibles secuelas) y bronconeumonía que es la causa más común de muerte. Estas co-infecciones hacen que el sarampión sea considerada una enfermedad grave que es de reporte o denuncia inmediata y obligatoria en todo caso sospechoso, especialmente porque no se dispone de un tratamiento antiviral específico.

Por lo tanto, ante la presencia de fiebre mayor a 38° y lesiones en piel, se debe consultar al médico inmediatamente. Una vez diagnosticados, los pacientes internados deberán permanecer en aislamiento respiratorio estricto y quienes no requieran internación permanecen en su domicilio hasta una semana luego de iniciado el brote.  

Medidas de prevención

La vacunación es la intervención más efectiva para el control del sarampión. Se aplica la Triple Viral o MMR II, que es una vacuna a virus vivos que previene de sarampión, paperas y rubéola.  Se encuentra en el calendario nacional de vacunación y se aplica al año de vida y al ingreso escolar (5 años), por lo que todos los niños de 1 a 4 años deberán contar con una dosis de Vacuna Triple Viral y a partir de los 5 años y los nacidos luego de 1965 deberán contar con dos dosis. Esta vacuna se encuentra contraindicada en mujeres embarazadas y personas inmunocomprometidas.

En casos especiales, como el de los miembros del personal de salud, se deberá contar con dos dosis de vacuna. Además, las mujeres, luego del parto y  antes de su egreso hospitalario, o luego de un aborto inmediato, reciben una dosis de vacuna. Por último, aquellas personas que viajen a países de Europa, a Estados Unidos, Brasil, Colombia, Guatemala, México, Perú y Venezuela, deben contar con el esquema de vacunación completo y, en el caso de niños de 6 a 11 meses, deben recibir una dosis extra de esta vacuna.

A partir de los casos de sarampión notificados en Argentina, comenzó una campaña de protección adicional destinada a niños 6 a 11 meses en la Ciudad de Buenos Aires y en varios municipios del sur del Gran Buenos Aires (Avellaneda, Almirante Brown, Berazategui, Esteban Echevarría, Ezeiza, Florencio Varela, Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes). Cabe destacar que esta dosis no será tenida en cuenta como vacuna de calendario.

Además de tener completo el esquema de vacunación, existen medidas complementarias de prevención como ventilar los ambientes con frecuencia, desinfectar los pisos y objetos con una solución de lavandina de una cucharada sopera por cada litro de agua, y lavarse las manos con frecuencia especialmente luego de viajar en transporte público o estar en contacto con otras personas en ambientes cerrados.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.