Una oportunidad para la osadía de los gobiernos locales

0

Describir el vertiginoso proceso de reconfiguración del entramado social que está experimentando Argentina resulta un desafío mayor. Más aún en un contexto de carencia de datos cuanti y cualitativos que nos permitan hacer un diagnóstico preciso de cómo estamos viviendo los ciudadanos en términos generales y en todo el país. El Observatorio de la Deuda Social de la UCA, quizás la institución mejor preparada para dar un veredicto nos arroja un contundente 32% al momento de describir la cantidad de niños en situación de pobreza en el conurbano. En palabras de su director Agustín Salvia, “el momento crítico es este” en clara referencia a la profundidad de la crisis y a la oportunidad que esta circunstancia representa para que de una vez por todas construyamos un proyecto de desarrollo nacional con su correspondiente correlato a nivel provincial y local.

Las dificultades de las fuerzas políticas nacionales para desenvolver su rol, el oficialismo para gobernar y solucionar los problemas de los ciudadanos, brindándonos a todos un mejor presente y un auspicioso futuro, y la oposición para construir en conjunto un proyecto superador no parecerían reflejarse a nivel local. Si bien los gobiernos municipales atraviesan esta tormenta con incertidumbre desde el punto de vista fiscal y sabiendo que la demanda social va y seguirá en aumento, están a la altura de las circunstancias. No porque puedan responder a todo lo que se les exige, sino porque ven esta crisis como una oportunidad para la osadía, para ir un paso más adelante, planteando temas de cara a la sociedad que años atrás hubieran sido impensados. La discusión de la despenalización del aborto en todo el país promovió el compromiso con lo público de una ciudadanía ajena a la política. En el plano local se abordaron otras problemáticas no menos sensibles o que contaran con diferentes puntos de vista.

En Tigre el equipo del Intendente Julio Zamora y por expresa decisión de éste ha reformulado prioridades en términos de políticas públicas y claramente en función de la crisis socio económica anteriormente mencionada. No obstante no se ha perdido en absoluto la mirada estratégica del gobierno en función de la coyuntura y mucho menos la osadía para ir en búsqueda de respuestas a problemas graves y aún no abordados desde lo local ni desde lo nacional.  Para ello se requiere lo que Goethe definió como audacia, aquel atrevimiento que posee genio, poder y magia. Y que no puede esperar.

En los últimos meses y específicamente en el plano de las políticas sanitarias y sociales el gobierno de Tigre puso en marcha una campaña de prevención del maltrato y del abuso sexual infantil con una valentía desde la perspectiva comunicacional pocas veces vista y con una profundidad desde lo conceptual ejemplar. Paralelamente y como nunca antes se había visto en la región ha encarado un trabajo de diagnóstico de lo que sucede en los más de 50 asentamientos a los largo de los más de 350 km2 del distrito, hablando francamente de las dificultades que atraviesan los 45 mil vecinos que viven en ellos. Finalmente este último viernes el municipio junto a organizaciones de la sociedad civil convocó a un banderazo en la estaciones de trenes de Tigre con el fin de visibilizar la problemática del suicidio adolescente, que ya se convirtió en la segunda causa de muerte en jóvenes de 15 a 25 años.

Estos últimos son solos tres ejemplos para sintetizar una forma de gobernar y una actitud, la de enfrentar los problemas y trabajar para resolverlos. Para Julio Zamora y como para otros intendentes del conurbano esta crisis es un desafío y una oportunidad para la osadía, para pensar “fuera de la caja” y para estar más cerca de los vecinos.

Gonzalo Meschengieser

Secretario de Política Sanitaria y Desarrollo Humano – Municipio de Tigre

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.