“Por las clases de ritmos latinos en Puerto Libre de San Isidro ya no me duele el cuerpo”

0
89

Mirta Denise, de 71 años, sufría los dolores crónicos y el agotamiento que produce la fibromialgia, pero su vida cambió desde que empezó esta actividad en el principal lugar de recreación de adultos mayores de zona norte.

“Gracias a las clases de ritmos latinos en Puerto Libre ya no me duele el cuerpo y mejoré de mi fibromialgia”, celebra Mirta Denise, de 71 años, que desde hace dos años empezó a bailar y pudo recuperarse y volver a su vida habitual. Al igual que ella, muchos otros jubilados realizan esta práctica todos los lunes y viernes desde las 15:00 en el predio del Municipio de San Isidro, donde miles de abuelos prolongan su juventud a orillas del Río de la Plata, en Martínez.

Divertidas, desestresantes y liberadoras, así son las clases de ritmos latinos. Bailar no tiene edad ni urgencias. Los jubilados se divierten a través de coreografías y diferentes géneros musicales como merengue, salsa, cumbia, reggeaton, bachata y folclore. “Este baile me ayudó a mejorar mi autoestima y seguridad. Y encima rejuvenecí 20 años por lo menos”, expresa entre risas, Francisco Mayota, de 84 años.

Esta actividad no sólo mejora el ánimo y ayuda a combatir el estrés y la depresión, sino que también se ocupa de la salud, ya que controla los riesgos cardíacos, contribuye a la liberación del llamado colesterol bueno y a disminuir el malo. Además, las personas que bailan son menos propensas a desarrollar demencia y Alzheimer.

“Los adultos mayores que realizan este baile mostraron una notable mejoría de los síntomas que registraba el cuerpo. Trabajamos mucho la coordinación, flexibilidad y resistencia. Los hace sentirse mejor en su vida diaria”, agrega la profesora Laura Ortiz.

“Me jubilé hace poco tiempo y decidí empezar a bailar ritmos latinos, y sin dudas hubo un antes y después en mi vida. Desde que tuve una caída, no podía mover mis brazos prácticamente, pero con esta actividad hoy me siento mucho mejor y volví a mi vida normal”, cierra con una sonrisa, Liliana Aquino.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.