Recomendaciones para estar un paso adelante del Alzheimer

0
258
help concept, special toned photo f/x, focus point selective

Asesoró  Dra. María Alejandra Amengual, Médica Neuróloga, Sanatorio de Los Arcos (MN 105232)

Alrededor del mundo, 1 de cada 10 personas mayores de 65 años padece Alzheimer y casi 50 millones tienen demencia, cifra que se estima que se triplicará para 2050. Si bien no existe forma de prevenirlo, es importante conocer de qué se trata y cómo es posible disminuir sus efectos llevando un estilo de vida saludable. En el Día Mundial del Alzheimer, algunas recomendaciones para adelantarse a esta enfermedad.

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia, causando entre el 60 y el 80% de los casos a nivel mundial. La demencia comprende aquellos problemas de memoria, lenguaje, atención o razonamiento, que por su severidad impiden que una persona realice sus actividades cotidianas en forma independiente. El término “demencia” no implica, en este contexto, que se acompañe de síntomas conductuales o anímicos, aunque estos pueden estar presentes.

El Alzheimer afecta el cerebro impidiendo el normal funcionamiento de las neuronas, lo que genera dificultades de memoria (especialmente para aprender nueva información), lenguaje, atención y pensamiento (las llamadas funciones mentales superiores o funciones cognitivas).

Es una enfermedad lentamente progresiva, ya que los síntomas van apareciendo o acentuándose a lo largo de los años. Los cambios microscópicos en el cerebro (entre ellos el depósito de la proteína llamada amiloide) empiezan a producirse hasta 15 o 20 años antes de la aparición de los síntomas. La sobrevida luego del diagnóstico varía en promedio entre 7 y 15 años.

Es importante tener en cuenta que, si bien hay características generales que todos comparten, cada paciente es diferente: el impacto de la enfermedad, sus síntomas, la forma y velocidad de progresión son variables que hacen que cada caso sea particular.

Diagnóstico

El diagnóstico incluye en general diferentes instancias:

  • En la entrevista inicial el neurólogo realizará un interrogatorio específico y detallado a fin de recabar información acabada de los síntomas (características, severidad, tiempo de evolución) así como de todos los antecedentes del paciente que puedan resultar relevantes. También se realizará un examen físico neurológico (evaluación de fuerza, reflejos, equilibrio, entre otros).
  • Se solicitan análisis de laboratorio, a fin de descartar otras causas que puedan generar las dificultades observadas, como por ejemplo anemia, alteración de la función tiroidea o déficits vitamínicos.
  • Se realizará una evaluación cognitiva, que consiste en tests formulados para determinar, en forma específica, cada una de las funciones cognitivas y establecer si el paciente rinde dentro de los parámetros esperables para su edad y nivel de educación; en el caso que haya dificultades, permite determinar la severidad de las mismas.
  • Las Neuroimágenes (Resonancia magnética o Tomografía computada de cerebro) brindan información de la estructura del cerebro y evidencian si el mismo presenta lesiones u otras alteraciones que expliquen los síntomas.

Tratamiento

El tratamiento incluye dos aspectos básicos: farmacológico y no-farmacológico:

  • FARMACOLÓGICO:

Si bien no existe actualmente un tratamiento que cure la enfermedad, existen ciertos medicamentos que pueden disminuir los síntomas cognitivos o retrasar su progresión al mejorar la comunicación entre las neuronas. Esto puede lograrse con 2 grupos de medicamentos: Los inhibidores de la colinesterasa (donepecilo, rivastigmina y galantamina) y la memantina. También se utilizan a menudo otros medicamentos orientados a control de los síntomas anímicos o conductuales que pueden aparecer en la enfermedad.

En el último tiempo, se han realizado estudios con resultados positivos, que brindan esperanzas sobre el desarrollo de un tratamiento efectivo en los próximos años.

  • NO FARMACOLÓGICO:

Se basa en cuatro pilares:

  • Seguir una dieta saludable con bajo contenido de grasas y alto contenido de frutas, vegetales y pescado, asegurando una nutrición equilibrada.
  • Realizar actividad física en forma regular brinda múltiples beneficios en la cognición, el ánimo y la salud en general (mejora la diabetes, los problemas de colesterol, la presión arterial).
  • Participar de actividades sociales
  • Estimulación cognitiva, ya sea individual o en forma de talleres grupales, con el fin de estimular las funciones afectadas así como generar estrategias para compensar las dificultades en lo cotidiano.

Estos cuatro pilares también son fundamentales para hablar de prevención. Es importante mantener un estilo de vida saludable, que incluya una dieta equilibrada, actividad física, intelectual y social. A esto se le debe sumar la prevención de factores de riesgo vascular, ya que todo lo que le hace bien al corazón también beneficia al cerebro: evitar el tabaco, realizar controles médicos regulares para detección precoz y manejo adecuado de la hipertensión arterial, la diabetes y el exceso de colesterol.

Un diagnóstico precoz y acertado es fundamental dado que permite brindar un pronóstico y garantiza iniciar el tratamiento farmacológico en forma oportuna. Así, el paciente puede tomar decisiones que modifiquen su estilo de vida con pautas de manejo a futuro. Además, permite prevenir riesgos que pudieran depender de olvidos u otros síntomas cognitivos;  permite a la familia comprender lo que está pasando con el paciente desde los inicios de los síntomas y acompañarlo de la mejor manera.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.