En San Isidro expone el fotógrafo Eduardo Longoni

0
155

La muestra retrata la relación entre los escritores Ernesto Sábato y Mario Benedetti con el prestigioso fotógrafo. Se realiza en Av. del Libertador 16.208 hasta el 5 de septiembre. El jueves 21 de agosto, a las 19.30, Longoni dará una charla abierta al público.

En la Casa de la Cultura de San Isidro (Av. del Libertador 16208) se exhibe “Sábato-Benedetti, dos escritores, dos orillas”, una muestra en la que el prestigioso fotógrafo Eduardo Longoni retrata su profunda relación con los escritores Ernesto Sábato y Mario Benedetti.

La exposición, a la que se puede asistir de lunes a viernes –de 10 a 19– permanecerá abierta hasta el viernes 5 de septiembre.

El jueves 21 de agosto, a las 19.30, Longoni brindará una charla abierta y el público podrá compartir las experiencias del autor y debatir sobre los vínculos de la fotografía y la literatura.

“Dentro de la fotografía documental, que es mi especialidad, yo no soy un retratista. A pesar de lo cual mis dos primeros libros han sido de retratos, el primero el de Sábato y luego el de Benedetti. Sucede que esos dos eran justamente los autores con los que fui creciendo en la adolescencia. Sábato representaba esa parte nostálgica y oscura, los amores torturados de Alejandra y Martín de Sobre Héroes y Tumbas, tan parecidos a los amores contrariados de la época del secundario de cualquier muchacho. Y Benedetti venía a echar luz con sus poemas que mezclaban al amor con la militancia política, con el compromiso social, con los valores éticos que representaron a toda una generación de jóvenes”, afirmó Longoni.

Sobre Longoni, Sábato contaba: “Fue muy emocionante ir con Longoni a los lugares que en estas últimas décadas de mi vida no me animé a recorrer, tanta era la nostalgia de aquel tiempo que ahora, en mis últimos años, pertenecen a algo perdido para siempre, en esta vertiginosa y trágica marcha hacia el fin. Gracias, Longoni, por haberme permitido con su pasión y con su talento, revivir hechos, vivencias e ilusiones que se fueron para no volver”.

Benedetti, también opinaba: “Es obvio que la poesía y la fotografía pueden complementarse y hasta influirse recíprocamente. La apasionante experiencia que he vivido con Eduardo Longoni y el talante intuitivo y revelador que transmite a su cámara, me ha servido entre otras cosas para recuperar estampas de mi pasado, calcomanías de mis barrios, calles de mi modesta biografía, ilustraciones de una ciudad remota y también actual, que es para mí entrañable y que había quedado algo desdibujada en mi memoria después de doce turbios y enturbiadores años de exilio”.

Para mayor información comunicarse con la Subsecretaría de Comunicación y Cultura al 4512-3210/03/06.

SIN COMENTARIOS