San Isidro: El combate medieval pasó por Beccar

Grandes luchas, música de la época, platos típicos y distintos puestos con artesanías, fueron algunas de las propuestas que cientos de vecinos disfrutaron el domingo en la Plaza Carlos Gardel.

Cientos de vecinos viajaron el domingo a la Edad Media en lo que fue una nueva edición del torneo de Combate Medieval que se llevó a cabo en la Plaza Carlos Gardel de Beccar, ubicada en Roma y Guido.

Luchas con espadas, hachas y armaduras, música de la época, platos típicos y distintos puestos con artesanías, fueron algunas de las propuestas de esta iniciativa gratuita que ya es un clásico de San Isidro.

“Cada vez más gente se acerca y sigue esta iniciativa que crece años tras año. Es una gran alegría poder fomentar esta disciplina. Nuestra intención es llevarla a todos los barrios del Municipio”, expresó el intendente Gustavo Posse quien se acercó a ver los combates y conversó con los vecinos.

A su lado, el organizador del evento, Sergio Scabone, comentó: “Esto es deporte, historia y cultura, un gran espectáculo para grandes y chicos. No tengo más que palabras de agradecimiento con el Municipio por todo el apoyo que nos brindan para que esta disciplina crezca exponencialmente”.

Durante el torneo, organizado por HMB Argentina (es la entidad que regula este deporte a nivel mundial) y el Club San Isidro Medieval; con el apoyo del Municipio y del Grupo Scout Santa Teresa del Niño Jesús de Martínez, más de 30 luchadores de distintos clubes de Capital Federal y Gran Buenos Aires se enfrentaron en combates individuales y grupales.

Además, hubo una feria con puestos que ofrecieron artesanías, libros, juguetes y comidas, y hubo bandas en vivo que transportaron con su música a los vecinos a otra época.

“Me encanta estar de local y sentir este enorme apoyo por parte del Municipio y todos los vecinos. Les recomiendo que quienes no conozcan esta actividad se acerquen porque es un evento único para toda la familia”, destacó Lautaro palomino, integrante del equipo San Isidro Combate Medieval.

Mientras miraba a su novio luchar, Andrea Macari subrayó: “Es una enorme felicidad ver la cantidad de gente que se acerca a disfrutar del combate y la feria. En especial, porque se visibiliza el enorme trabajo que realizan todos los equipo para recrear todo a la perfección. Además, siempre se hace hincapié en el compañerismo y valores”.

Néstor Torres, quien se acercó con su familia desde Claypole, completó: “Vinimos una vez por curiosidad y no paramos de seguirlos. Nos encanta venir con la familia porque se aprende mucho de la cultura medieval. Además el ambiente es muy lindo y siempre está bien organizado”.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.