El Presupuesto 2015 prevé un crecimiento del 2,8 por ciento

0
116

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, presentó junto al ministro Axel Kicillof el presupuesto 2015. Allí se plantea que el precio estimado del dólar para el año próximo será de 9,45 pesos, y que crecimiento del índice de precios al consumidor será del 15,6 por ciento.

El Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, presentaron el presupuesto 2015 en el Congreso de la Nación. Allí plantearon que para el año próximo habrá una expansión del 2,8 por ciento del Producto Bruto Interno.

Capitanich anticipó que el tipo de cambio del dólar será de 9,45 pesos y que el índice de precios al consumidor será 15,6 puntos.

Según detalló el jefe de Gabinete ante los legisladores nacionales el presupuesto 2015 prevé “ingresos corrientes por 1.296.861,5 millones de pesos” y “gastos corrientes por 1.177.772,9 millones de pesos”. Mientras que el  “resultado económico será de 119.088,6 millones de pesos”.

Explicó que el “gasto primario será de 1.247.877,8 millones totalizando un 25,15 por ciento del PBI”. Capitanich señaló que “el resultado fiscal primario (es decir excluyendo el cálculo de los servicios  de intereses de la deuda) será de 50.448,9 millones de pesos, 1,02 % del PBI” y el “resultado financiero será de 49.517,9 millones de pesos menos un punto del PBI”.

“La Política Fiscal promovida por el Estado es expansiva”, dijo el ministro coordinador y señaló que se seguirán impulsando el “modelo de políticas contracíclicas”.

A su vez, el ministro de Economía, Axel Kicillof, se mostró “satisfecho por presentar en tiempo y forma un proyecto tan importante como es el presupuesto para el año próximo”.

Asimismo, el titular de la cartera económica realizó un repaso por la situación financiera internacional: “2014 era un año que los analistas y los organismos multilaterales de crédito presentaban como un año de fuerte recuperación de la economía mundial, vinculado a la penosa salida de la crisis del 2008”.

“Si bien 2014 fue un año que empezó con optimismo, y donde los nubarrones de la crisis internacional habían pasado, hoy nos encontramos con un segundo semestre decepcionante tanto para los países centrales como también para los emergentes, que encontraron que eso que empezó en Estados Unidos hoy amenaza de manera preocupante al mundo”, subrayó Kicillof.

El funcionario detalló además que se estima un crecimiento, para fines de 2014, del 1,7% para los Estados Unidos; un 1% en la zona Euro; y un 1% para Brasil: “El mundo está incierto y poco dinámico, en ese contexto podemos decir que las estimaciones para las exportaciones argentinas probablemente muestren una caída del 10% producto de la frágil economía mundial”, afirmó.

“Esperamos terminar con un crecimiento positivo para este año de medio punto, lo que implica que el Estado deberá aplicar políticas contracíclicas, de sostenimiento y fomento de la demanda interna”, detalló el Ministro.

Por otra parte, estimó que “el año que viene va a ser mejor tanto para nosotros como para nuestros socios comerciales”, y que “tendremos que tener la capacidad y los reflejos para actuar ante una realidad externa muy cambiante”.

“El Estado tiene entre sus funciones primarias el sostenimiento de programas sociales para incentivar la demanda, el consumo interno y la industrialización, que requiere que salgamos a auxiliarlos”, sostuvo Kicillof.

Asimismo, afirmó “para aquellos que están acostumbrados a hablar de déficit” que: “Estamos hablando del 1% del PBI para este año y se proyecta un cierre positivo del 0,9%” para 2015.

“Lo que olvidan explicar esos que hablan de déficit es que estamos logrando el autoabastecimiento energético”, sostuvo y detalló que para este año se prevé un déficit energético comercial cercano a los nueve millones de dólares.

“La Argentina ha aprobado esta ley de autoabastecimiento energético que tiene como eje la recuperación de YPF, pero este año tenemos que afrontar este déficit energético que significa importar energía del exterior y subsidiar el precio de venta a privados, porque el Estado Nacional tiene la convicción de que si en la Argentina imperaran los precios exteriores buena parte de la industria tendría serios problemas de competitividad”, remarcó.

“Por eso vendemos internamente a un precio inferior al costo de compra; la idea que tienen algunos de poner los precios de energía a nivel internacional tiene como consecuencia directa la quiebra de buena parte del sector industrial y el agujero en los bolsillos de los argentinos”, subrayó.

Explicó además que “buena parte de esas compras son externas, o sea en dólares, piensen que habría un superávit fiscal y un superávit comercial de casi 9.000 millones de dólares, y la misma disponibilidad de divisas”.

“Tenemos una perspectiva de que esta situación se revierta en el corto plazo, ya se está extrayendo combustible de Vaca Muerta”, señaló.

Por otra parte, el ministro de Economía detalló que las cifras actuales “marcan una fuerte desaceleración de los precios” y que “tenemos un compromiso con el empleo, la producción, y un Estado con políticas económicas activas para mantener este proceso de reindustrialización, que va a seguir invirtiendo lo que sea necesario en inclusión social y en infraestructura productiva para seguir mejorando la competitividad y seguir creciendo como lo hicimos durante los últimos diez años”.

Finalmente, se estableció que el tratamiento detallado del presupuesto comience el próximo martes 23 de septiembre.

SIN COMENTARIOS