“Cero de handicap”: ARBA detectó 25 mil metros cuadrados sin declarar en caballerizas de polo

0
101

La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, que conduce Iván Budassi, detectó 25 mil metros cuadrados que estaban sin declarar en countries de las localidades de General Rodríguez y Pilar. Se trata de construcciones ilegales, detectadas por imágenes satelitales y el drone fiscalizador, que eran utilizadas como establos cubiertos para resguardar y cuidar a exclusivos caballos de polo.

Budassi, destacó que “hemos detectado más de 20 caballerizas que no pagaban el Impuesto Inmobiliario. Son construcciones de categoría, confeccionadas con un piso técnico muy particular y que poseen hasta aire acondicionado, que cuentan con varias unidades funcionales que son vendidas o alquiladas por un dinero muy importante”.

En ese sentido, el titular de Arba sostuvo que “en la zona de General Rodríguez y Pilar están radicadas las principales firmas dedicadas al polo en nuestro país. La actividad de la Agencia no se agota en el emplazamiento de los inmuebles o construcciones donde se guardan los caballos, sino que estamos abocados a desentrañar las diferentes cadenas del negocios que tiene esta actividad para que empiecen a pagar los impuestos correspondientes”.

En el operativo denominado “Cero de Handicap” los agentes de la Agencia de Recaudación además de intimar a los propietarios a que incorporen al Catastro provincial las nuevas edificaciones, requirieron información a los administradores de cada uno de los predios sobre las actividades complementarias derivadas de la actividad del Polo.

De esta manera los fiscalizadores de Arba relevaron el trabajo de petiseros, cuidadores de caballos y corroboraron los servicios de logística, traslado de animales, publicidad, aserrín y fardos con los que cuentan los predios, detectando diversos tipos de irregularidades tributarias.

Por último, Budassi explicó que “la recolección de datos nos posibilitará trabajar en conjunto con organismos nacionales para determinar el monto real por el que pagarán impuestos los propietarios de los equinos, así como reconocer la cadena de valor del caballo de polo”. Y agregó que “buscamos propiciar el cumplimiento de las responsabilidades laborales de seguridad social, y establecer un círculo virtuoso que nos permita regularizar íntegramente una actividad que está en continuo crecimiento”.

SIN COMENTARIOS