Emplean nueva estrategia para llegar a tiempo al diagnóstico de VIH

0
70

En la provincia de Buenos Aires

La Provincia difunde la meta “90-90-90” para que el test se pida en forma rutinaria. Los que se enteran tarde ya tienen alguna enfermedad que complica el cuadro. Hay menos transmisiones de la embarazada al bebé por nacer.

Se calcula que en el país unas 110.000 personas conviven con el VIH, de ese total unas 30.000 viven en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo se estima que el 40 por ciento no conoce su diagnóstico y que más de un 20 por ciento se entera de que tiene el virus cuando ya tiene alguna enfermedad oportunista, producto del daño que ha sufrido el sistema inmune.

Frente a este panorama, el programa de VIH-Sida del ministerio de Salud de la Provincia comenzó a difundir la meta 90-90-90, una iniciativa de ONUSIDA (el organismo de las Naciones Unidas que se ocupa de esta pandemia) que se propone lograr, para 2020, que el 90 por ciento de quienes están infectados lo sepa; que al menos el 90 por ciento de los que lo sepan se trate y que el 90 por ciento logre un nivel de virus mínimo, indetectable. De esta manera, explican, es posible convivir con el VIH sin que se vuelva una enfermedad grave.

“En lo que va del año realizamos 8.000 test de VIH solo en operativos sanitarios que la dirección provincial de Atención Primaria realizó en diferentes barrios y distritos de la Provincia”, expresó Sonia Quiruelas, coordinadora del programa de VIH del ministerio de Salud provincial durante una jornada de capacitación que se realizó este fin de semana en el Concejo Deliberante de Mar del Plata.

La especialista insistió en que tanto los médicos como la comunidad tienen que pedir el análisis de VIH. “A toda persona que va al médico se le pide en los análisis de sangre de rutina los valores de glucosa o colesterol, por ejemplo, pero aún son pocos los profesionales que sugieren el test de VIH y los pacientes que lo solicitan”, remarcó el ministro de Salud, Alejandro Collia.

Hacerse un test de VIH es de lo más sencillo. Consiste en un análisis de sangre que para la persona solo requiere un pinchazo para una extracción común y corriente. “El procedimiento para el paciente no se diferencia de un análisis de sangre común y corriente, incluso es más fácil, porque si solo se va a buscar el VIH ni siquiera hace falta ir en ayunas”; detalló Quiruelas.

Durante la jornada en Mar del Plata, la experta en infectología del hospital provincial Alende, Mariana Hualde, dijo que el 27 por ciento de los hombres y el 15 por ciento de las mujeres con VIH accede al diagnóstico en forma tardía, es decir, cuando ya presentan alguna enfermedad oportunista, derivada de la infección. En definitiva, uno de cada tres diagnósticos se produce en forma tardía.

Así lo confirma un estudio hecho entre junio de 2012 y enero de 2013 en el hospital Alende de Mar del Plata. Allí se realizaron 77 test que dieron positivo para VIH. “Un 27 por ciento llegó tarde al diagnóstico, cuando ya presentaban síntomas de otras enfermedades”, explicó Hualde.

Para hacerse el test ni bien se sospecha la posibilidad de una transmisión, solo hace falta concurrir a uno de los 319 Centros de Testeo Gratuito para VIH, Sífilis y Hepatitis de la Provincia. La ubicación de cada uno de estos centros se pueden encontrar en la página web del ministerio de Salud provincial: www.ms.gba.gov.ar

“En los centros de testeo de la Provincia la atención es gratuita y confidencial. Es más: no nos limitamos a hacer el análisis y dar los resultados. En caso de que una persona tenga efectivamente VIH, sífilis o hepatitis tenemos la logística armada para que inicie el tratamiento ni bien se le da el diagnóstico”, explicó Sonia Quiruelas. Eso sí: el inicio temprano y la continuidad resultan vitales para prevenir un avance del virus que ocasione cuadros graves y necesidad de internaciones.

MENOS TRANSMISIÓN VERTICAL

El dato positivo en VIH tiene que ver con la transmisión vertical, que es la que se produce durante el embarazo de la mamá a su bebé por nacer. Y la tendencia está asociada justamente a los testeos.

Los datos del ministerio de Salud de la Provincia indican que en los últimos tres años se redujo a la mitad la cantidad de transmisiones por esta vía: en 2011 el 5,2 por ciento de las embarazadas con VIH lo transmitía a sus hijos. En 2013 ese porcentaje bajó al 3,6 por ciento. La mejora, explicaron los expertos, se registra a partir del incremento de los testeos a las mujeres embarazadas. De este modo, con un diagnóstico oportuno, se puede iniciar un tratamiento que evita la transmisión de la mamá al bebé en el embarazo.

SIN COMENTARIOS