El Reservorio Hidráulico de Villa Jardín, en su última etapa de construcción

Será el segundo de los 5 reservorios que proyecta construir el Municipio -con fondos vecinales- para evitar anegamientos a raíz de las intensas lluvias. Tendrá 700 metros de largo y 12 de ancho, con una profundidad aproximada a los 2,5 m y va a contener cerca de 15 millones de litros de agua de lluvia. Actualmente atraviesa la segunda y última etapa, que consiste en mediciones, acondicionamiento y limpieza del suelo.

Tras comprobar el funcionamiento y la eficacia del reservorio de Carlos Casares, el Municipio de San Fernando -en el marco del “Plan de Obras Hidráulicas Municipales” y ante la inacción del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires en la materia- avanza en la construcción de un nuevo depósito de agua para el barrio Villa Jardín, en las calles Guatemala y Gilardoni.

Santiago Aparicio, el Presidente del Honorable Concejo Deliberante, supervisó el avance de la obra, que se encuentra en la segunda y última etapa, y recordó: “El primer reservorio inaugurado fue el de Carlos Casares, entre las calles Malvinas Argentinas y Carlos Casares, y tuvo grandes resultados. Hoy estamos supervisando un reservorio muy importante para el barrio Villa Jardín”.

“Tendrá 700 metros de largo y 12 metros de ancho, con una profundidad de 2,5 m aproximadamente, terminado con talud y terraplén para retener cerca de 15 millones de litros de agua de lluvia, demorando su fluencia durante media hora, para que no se produzcan anegamientos en las calles de dicho barrio”, explicó sobre sus características.

Cabe destacar que toda el agua de Villa Jardín llega de la loma de San Isidro, y se la retendrá mediante este reservorio para que no se dirija al zanjón Fate, porque cuando sube su nivel por el caída de los otros los barrios, el agua de Villa Jardín no puede desagotar en el zanjón, por lo que se hace un corte y se la retiene en el reservorio. Es una obra muy importante para que el barrio no se inunde.

El reservorio atraviesa la segunda y última etapa, que consiste en mediciones, acondicionamiento y limpieza del suelo. Según informaron desde el Municipio, entre  20 y 25 días se terminará con talud y terraplén concluyendo la totalidad de la obra en un mes más.

“Una vez que pare la lluvia esta obra tendrá dos derivaciones hacia el zanjón Fate con compuertas automáticas, lo que permitirá que -cuando el nivel del zanjón esté alto- la compuerta cierre, no deje salir el agua del reservorio y -cuando baja su nivel-  abra automáticamente la clapeta para que desagote naturalmente en el zanjón. Es un trabajo conjunto con la gente de Hidráulica del municipio”,  afirmó Aparicio, sobre su funcionamiento.

Por último, el Presidente del HCD describió los lugares y la situación que atraviesan los restantes reservorios. “El primero ya se hizo en Carlos Casares. El segundo es el de Villa Jardín –al que consideramos el más importante-. El tercero será una ampliación del zanjón Fate, entre las calles Malvinas Argentinas y Payró, que estamos trabajando actualmente. El cuarto se hará dentro de la empresa Fate con la que hicimos un convenio para construir en 36 hectáreas y que va a comenzar a realizarse el mes que viene. Y el quinto estamos previendo hacerlo, aunque todavía no tenemos bien definidas las caídas de agua, entre las calles Malvinas Argentinas y Sobremonte, donde tenemos una reserva natural entre las dos vías”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.