Obtener el primer DNI a los 76 años

0
338

Carlos Chaves, originario de Tucumán vivió toda su vida sin DNI. Días pasados, el Diario La Nación publico su historia para sorpresa de muchos y para incomprensión grosera de los comentaristas de dicho medio. Un hombre duro y curtido por la vida, se emociona cuando su nieta mayor se acerca y lo alienta a intentar obtener su DNI, pese a haber vivido su vida como un NN para los registros electorales, previsionales y en especial para la inscripción de su única hija.

A mediados de Abril del corriente año, una iniciativa promovida por el IADEPP y la Defensoria General del Departamento Judicial de San Isidro, en conjunto con el Municipio permitió que se lleve adelante un operativo cuyo objetivo era el de facilitar la inscripción de Argentinos no inscriptos al nacer.

La jornada, que tuvo una difusión activa en la zona de influencia de la Parroquia Santa María del Camino del Bajo Boulogne, tenía como expectativa lograr movilizar a no más de cuarenta personas, que según las estimaciones de los operadores sociales necesitaban esta necesaria alianza entre la Justicia, una ONG y el Municipio a fin de poder asesorar e iniciar los correspondientes tramites judiciales.

dni_iadepp

La cita era para las nueve de la mañana, pero la larga cola se fue gestando mucho antes. Precavidos, varios agentes municipales se acercaron a la larga fila para constatar si el mensaje de la convocatoria había sido recepcionado correctamente, ya que temían que las más de cien personas allí presentes se hayan movilizado con la expectativa de renovar su documento.

Para sorpresa, la larga fila respondía cabalmente a la convocatoria. Poco menos de cien indocumentados presentes demostraban lo que sospechamos desde hace mucho tiempo. Son invisibles, pero existen. Están allí esperando, aguardando la posibilidad de dejar de ser fantasmas legales.

La larga fila tenía adelante, en el primer lugar a un Señor alto, canoso acompañado por dos jóvenes mujeres. A primera vista se diferenciaba claramente del pelotón, la mayoría de los indocumentados allí presente se encontraban en plena juventud, o bien en la adolescencia o bien cerca de los treinta.

Pero allí, Carlos Chaves acompañado de su hija y su nieta nos contaba que con 76 años nunca había tenido DNI. Luis Freitas, en su carácter de Presidente de IADEPP, y Carlos Castellano también presente, examinaron minuciosamente un acta de nacimiento amarillenta, desgastada por el paso del tiempo, y se miraron. Un ciudadano Argentino, no fue registrado luego de su nacimiento producido el 28 de Marzo de 1938 en un pequeño poblado de Tucumán. Con la experiencia y la solvencia que lo caracteriza Luis Freitas pudo rápidamente comprender algo que Carlos Chaves nunca había podido comprender.

En nuestro país, a partir de la sanción de la Ley 17671 del año 1967 los nacimientos se registran en un sistema nacional que nosotros conocemos actualmente bajo la denominación Documento Nacional de Identidad. Hasta entonces, los varones nativos obtenían un número una vez que se enrolaban para el Servicio Militar Obligatorio (La Libreta de Enrolamiento) y en el caso de llegar a la edad de votar en las mujeres (Libreta Civica) quedando desde su nacimiento hasta esa fecha registrados con cédulas provinciales, con libreta de ahorro postal, etc.

Solo había que gestionar el primer DNI, concebido como fuera de término. Una vez que obtenga su número de Documento se comprometió Carlos Castellano, el en su condición de abogado se encargaría personalmente de iniciar su jubilación.

chaves_castellano

Bastaron pocas semanas y Carlos Chaves, vecino del Bajo de Boulogne pudo obtener su identidad, pudo dejar de ser un NN, condición que lo llevo, no sin pudor y dolor, a inscribir a su hija con el nombre y documento de su gran amigo Juan Rivadeneira.

Hoy Carlos Chaves, perdió parte de su vista. La dura vida, el temor a la formalidad de asistir a un centro de salud y tantos otros motivos le nublan su vista. No obstante, espera ansioso acceder a su jubilación y recibe el cariño de sus dos nietas.

Una historia conmovedora que merece ser contada.

SIN COMENTARIOS