La vacunación contra el neumococo redujo 47% las internaciones de menores de 5 años desde 2012

0
177

La situación significó un ahorro estimado en gasto público por más de 80 millones de pesos al año desde 2012, cuando se incluyó la inmunización en el calendario nacional gratuito y obligatorio, informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Además, se redujo en un 62 por ciento la cantidad de internaciones por meningitis y en un 72 por ciento las provocadas por bacteriemias (bacterias en sangre), afecciones que, junto con la sepsis (infección generalizada),  tienen al neumococo como el agente causal más frecuente,  indicó el Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (ProNaCEI).

Los datos surgen de las unidades que vigilan esas patologías en cinco hospitales públicos de diferentes regiones del país y se dan a conocer en el marco del “Día Mundial de Lucha contra la Neumonía”, que se observa mañana.

De acuerdo a esas estadísticas, desde 2012 cada año se han evitado en promedio unas 12.800 internaciones de niños menores de 5 años, una cifra equivalente a 25 veces la capacidad total del Hospital Nacional de Pediatría Juan Pedro Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires.

Esto no sólo significa un importante beneficio en salud sino también en términos económicos, ya que se estima que esta disminución de casos de enfermedad neumocócica en niños representa una reducción de 80.440.928 pesos anuales de costos para el sistema de salud.

Se calcula que 1.300.000 niños muere en el mundo por neumonía, que afecta mayormente a menores de 2 años y es la principal causa de mortalidad infantil a nivel global.

Además, se redujo en un 62 por ciento la cantidad de internaciones por meningitis y en un 72 por ciento las provocadas por bacteriemias (bacterias en sangre)

Los adultos mayores de 65 años y las personas entre 2 y 64 años con condiciones de riesgo (fumadoras, trasplantadas, diabéticas, que padecen enfermedad pulmonar crónica y cardiopatías congénitas, entre otras enfermedades) también corren mayor riesgo de enfermar a causa del neumococo.

La enfermedad por neumococo puede prevenirse y curarse promoviendo la lactancia materna exclusiva, el lavado de manos, la reducción de la contaminación del aire en ambientes cerrados y asegurando el acceso oportuno al tratamiento con antibióticos.
Pero, sin dudas, la medida que más impacto tiene en la prevención es la vacunación.

En este sentido, y en concordancia con las metas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir la mortalidad infantil, la vacunación contra el neumococo se incorporó para todos los niños menores de 1 año con un esquema de 3 dosis, a los 2, 4 y 12 meses de edad, que unto a las otras 18 incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación, está disponible en los más de 8.600 centros distribuidos en todo el país.

Junto a la disminución de los casos de neumonía en niños hubo una reducción adicional de enfermedad neumocócica en adultos que no han recibido la vacuna.

Esto se debe a una disminución de la circulación, portación y transmisión de la bacteria hacia otras personas susceptibles por efecto de la vacunación en los niños, lo que se conoce habitualmente como “efecto de rebaño”.

En su adhesión al “Día Mundial de la Lucha contra la Neumonía”, la cartera sanitaria recordó la importancia de que todos los niños, los mayores de 65 años y los adultos con factores de riesgo estén vacunados contra el neumococo para acelerar el control de la neumonía y la enfermedad neumocócica invasiva en nuestro país.

La celebración fue instituida por la Coalición Mundial contra la Neumonía Infantil, una red de organizaciones internacionales, gubernamentales, no gubernamentales, comunitarias, académicas y de investigación, con el fin de sensibilizar al público acerca del problema de salud pública que constituye esa enfermedad y ayudar a prevenir la pérdida evitable de millones de vidas niños.

“Los líderes y donantes deben priorizar los esfuerzos y las inversiones en intervenciones de eficacia demostrada, como el suministro de vacunas y de tratamientos con antibióticos adecuados, así como la mejora del saneamiento, la promoción de prácticas como la lactancia materna exclusiva, el lavado frecuente de manos, la atención adecuada y el uso de aparatos destinados a limpiar el aire contaminado del interior de las casas”, puntualizó la organización internacional.

SIN COMENTARIOS