Victoria Tolosa Paz: «Hace veintiséis años que abrazo la justicia social»

13

La diputada nacional del Frente de Todos conversó con Dolores Solá en su oficina del Congreso.

“Pedro Canoero de Teresa Parodi es la primera canción que recuerdo, yo tendría ocho años, sería 1981 ó 1982. Creo que hasta lloraba con ese tema. Me imaginaba toda la escena del rio y Corrientes”, recordó la legisladora en Lalalas, por Radio Provincia. Y siguió: “Mercedes Sosa estuvo también muy presente en esos años, fue acercarme al folclore, esos temas marcaron una etapa de mi vida”.

Victoria pasó parte de su infancia en Posadas, la capital misionera, cuando sus padres eligieron esa ciudad para refugiarse de la dictadura cívico militar: “Huimos de La Plata. Mis viejos no militaban pero sus amigos eran universitarios y ya comenzaba a verse la tragedia de la dictadura. Muchos amigos de mi viejo empezaron a desaparecer. Mis padres ya tenían tres hijas y decidieron llevarnos a vivir a otra provincia. La familia de base era radical, aunque no eran muy politizados”.

En otro orden, la diputada relató sus comienzos en la militancia territorial en la provincia de Buenos Aires: “Empecé a militar porque la vida me puso en un lugar vinculado a lo social. En 1996 vivía en La Plata, ya tenía dos hijos y mi vecina era una persona que luego fue ministra de lo que ahora es el ministerio de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires. Yo estudiaba Ciencias Económicas y empecé a trabajar con ella en los programas más importantes de esa época como el programa Comadres, las Manzaneras, la estructura comunitaria al servicio de los más desposeídos de la patria. Empecé a recorrer algo que estaba muy lejos de mi vida, ya que venía de la clase media platense”.

“Empecé a comprometerme y a ver por qué no adhería a esa historia del peronismo menemista. Trabajando en el ministerio de Desarrollo Social empecé a entrar a los barrios más vulnerables y empecé a revisar toda esa historia que me habían contado de a poco de Perón y Evita en mi familia con muchas críticas. En los ranchos, las señoras venían con las fotos de Eva y me contaban llorando lo que había sido Evita para ellas y sus familias. En los sectores populares seguían anhelando ese período. Me di cuenta que tenía que deconstruir esa mirada familiar”, señaló.

Finalmente, Victoria analizó su labor contra la violencia política a raíz de una experiencia en el Concejo Deliberante de La Plata: «La Argentina tiene una ley maravillosa que previene la violencia de género, pero el país no tenía una ley para prevenir la violencia política. Cuando fui concejala de La Plata fui víctima de una situación muy violenta por parte del Presidente del Concejo Deliberante (Fernando Ponce, del PRO). En una sesión fue tal el nivel de violencia que quedó grabado y logré que una jueza le diera la sentencia de reparación que dice que, en el mismo lugar donde ocurrió la violencia, deba pedir disculpas y desdecirse de lo dicho. Fue el primer caso que luego sirvió de antecedente para modificar la Ley contra la Violencia de Género y agregar un capítulo sobre violencia política. No quería que mi hija quiera ser concejal el día de mañana y tenga que soportar eso de ningún machirulo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.