Muestra de fin de año del Coro de Niños de San Isidro

0
206

Los chicos,  que asisten al taller extraprogramático que el Municipio brinda en colegios públicos, presentaron el trabajo que realizaron durante el año.

El Teatro del Viejo Concejo de San Isidro se llenó de padres, tíos y abuelos que se acercaron para mirar la muestra de fin de año del Coro de Niños.

Los chicos, de 6 a 12 años, cantaron y exhibieron el trabajo que realizaron durante el año en las clases del taller extraprogramático que el Municipio dicta en escuelas estatales para jerarquizar la educación pública.

Este año, la muestra fue distinta: se presentó una propuesta multimedia. Los chicos cantaron partes de canciones de Axel y de Violetta, el personaje infantil que interpreta Martina Stoessel. Para que la presentación fuese interactiva, en la pantalla de atrás del escenario se proyectaron videos de los artistas cantando que, en el medio, alternaban con los coros de los chicos.

Sobre esta iniciativa que San Isidro lleva adelante hace más de 20 años con el objetivo de equiparar el nivel escolar entre chicos que estudian en colegios públicos y privados, la coordinadora del Coro, Rosa García, opinó: “Son importantes para que aprendan una actividad como canto, que es muy placentero”.

Coro-de-ni--os-municipal-B

Con ella coincidió el director interino del Coro, Alejandro Falcone, que durante la muestra estuvo al frente del escenario, coordinando a los casi 30 chicos que cantaron. “Es una bendición trabajar en esto. Es emocionante verlos tan apasionados, aprendiendo a cantar, a afinar, a marcar los tiempos. Sé toda la energía y dinero que el Municipio invierte en educación y cultura; y es maravilloso porque los chicos se vuelcan al arte y no están en la calle o en situaciones poco saludables”.

Antes de empezar, Joaquín Farías Gómez estaba entusiasmado y ansioso: “Vamos a cantar canciones alegres y villancicos. Me re gusta, vengo hace cuatro años”. A su lado, Sofía Basi agregó sonriente: “Aunque me gusta mucho cantar, estoy nerviosa”. Desde el escenario, Rocío Smith, con un poco de vergüenza, también comentó: “Amo cantar. Canto todo el día”.

Ubicada en tercera fila, Natalia Irasola, mamá de Rocío Smith, miraba orgullosa a su hija. “Vengo a acompañarla porque le encanta, se la pasa cantando. Súper recomiendo el taller, es espectacular que sea gratis, sobre todo porque hay muchos chicos que les gusta expresarse con la música”.

Una fila atrás, Pablo Bartilone contó que fue con su mujer a mirar a su hija menor. “Ella está chocha con este taller, es un escape para que salga un poco de la rutina y está muy entusiasmada”.

SIN COMENTARIOS