Martín Fassi es el nuevo obispo auxiliar de la diócesis de San Isidro

0
200

La ceremonia se realizó anoche en las puertas de la Catedral local. Más de dos mil personas colmaron la Plaza Mitre y vivieron emocionadas cada momento de la celebración. El intendente Gustavo Posse fue uno de los presentes.

Ni bien comenzada la tarde de ayer, el clima de celebración se hizo presente en los alrededores de la Catedral de San Isidro, mientras un coro entonaba los alegres cantos que sonarían a la noche.

Poco a poco, pasadas las 20.30, empezaron a acercarse a la zona las más de dos mil personas, de todas partes del Conurbano, que colmaron la Plaza Mitre para asistir a la ceremonia de ordenación como Obispo Auxiliar de la Diócesis de San Isidro del Padre Martín Fassi.

!cid_F28600EC5A97431CAF3C2FED2FCC80B6@dhipolito

Del evento participaron también el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, junto a su mujer, María Fernanda Nuevo, y el presidente del Concejo Deliberante, Carlos Castellano.

“Este es un momento emotivo e importante para la Diócesis de San Isidro, que muestra el intenso trabajo que lleva adelante y por eso requiere un Obispo Auxiliar que acompañe la gran labor de Monseñor Ojea”, afirmó Posse.

Y agregó: “Respeto mucho a Martín, me alegra que sea sanisidrense y el hecho de que festeje su ordenación en el mismo lugar donde tomó la Comunión y Confirmación. La expectativa es buenísima porque es un hombre muy experimentado que acompañó siempre a los más humildes”.

!cid_0647CFEE32D8423BB8C2CC37F4533ADE@dhipolito

Con las familias ubicadas en sus respectivas sillas frente al altar ubicado bajo las puertas de la Catedral, hizo su aparición el Padre Fassi acompañado del Obispo Oscar Ojea, Monseñor Jorge Casaretto y decenas de obispos, sacerdotes y diáconos representantes de regiones y ciudades linderas.

Aproximadamente tres horas duró el encuentro, en el que constantemente hubo aplausos, sonrisas y cantos. En el mismo, Fassi respondió a un clásico interrogatorio y recibió la imposición de manos, por partes de todos los obispos presentes.

Tras finalizar la misa religiosa, Fassi, en su rol de Obispo Auxiliar, caminó durante más de una hora las inmediaciones de la plaza para saludarse y recibir el cariño y las bendiciones de los espectadores.

“Deseaba la noche de hoy tal cual salió. Me da muchísima alegría el cariño y afecto de la gente. Eso es lo que me sostiene y seguirá sosteniendo. Uno está en esto para acompañar la vida de las personas y recibir la bendición de cada uno”, sostuvo, con emoción, Fassi.

Además aseguró: “Los sacerdotes y obispos me formaron con sus testimonios y fraternidad. Vivo este momento como una invitación a compartir el mensaje de su Santidad, el Papa Francisco, y salir al encuentro”.

!cid_0ABED66B6068484CBB5337D6F24828BA@dhipolito

El Obispo Ojea contó que Fassi misionó en Cuba y Chaco, en otros sitios, y que su capacidad y experiencia se ve reflejada en su gestión. “Es una alegría que Martín haya sido elegido por el Santo Padre y que haya aceptado con tanta sencillez y claridad. Es muy bueno multiplicar la presencia de los obispos en esta diócesis que abarca un millón, cien mil personas”, remarcó.

Antes de concluir la velada, los presentes pudieron disfrutar de un rico guiso de arroz que se encargó de repartir un grupo de colaboradores.

“Este momento significa mucho para todo el pueblo de Dios. La riqueza pastoral de Martín es enorme”, resaltó el Padre Jorge García Cuerva, párroco de Nuestra Señora de la Cava.

“Martín es un ser maravilloso. Lleno de bondad y paz”, concluyó María Esther Viñales, de Pacheco.

SIN COMENTARIOS