El Municipio y los vecinos isleños repararon un camino gravemente dañado por las inundaciones

0
104

La sudestada del mes de noviembre trajo una serie de problemas a los habitantes de las islas, el más importante fue el corte del camino entre el Canal Alem y la balsa del río Carabelas, que aisló a los pobladores de la zona. Gracias a la decidida acción del Municipio de San Fernando y el trabajo mancomunado con los vecinos, la traza del camino fue reconstruida rápidamente.

Para la reparación de los numerosos daños ocasionados por la inundación originada por la sudestada de noviembre pasado, el Municipio de San Fernando trabajó durante varios días con su propio personal y maquinarias para responder a la demanda.

En la Segunda Sección de Islas, en la zona del canal Leandro N. Alem, el camino vecinal -utilizado por más de 30 familias en la Reserva de Biosfera- fue afectado por la crecida que produjo grandes daños y su corte total.  Junto con vecinos de la zona que se acercaron para colaborar con el Municipio, el personal de Nueva Esperanza con maquinaria municipal realizó la reparación del camino que va desde el Canal Alem hasta la balsa del Río Carabelas en el Pueblo Nueva Esperanza.

Gabriel Tato, Director de Medio Ambiente, contó: “Apenas bajó el agua, nos reunimos con los vecinos del Canal Alem para verificar los daños ocasionados por la sudestada. El mismo se encontraba cortado en varios tramos, por lo que muchos propietarios de quintas se encontraron aislados sin poder sacar sus vehículos”.

1

Y continuó: “Ante ello, el Intendente Luis Andreotti dispuso la inmediata acción del Municipio por medio del personal de Medio Ambiente del Pueblo Nueva Esperanza para dar una pronta solución a los vecinos afectados, enviando al lugar una Retroexcavadora Municipal para realizar a este camino de evacuación las reparaciones y modificaciones necesarias para prevenir nuevos inconvenientes de igual naturaleza”.

Cabe aclarar que el Municipio realiza el mantenimiento del resto del camino realizando cortes de pasto lateral y el relleno de pozos para mejorar la circulación.

“Estamos muy agradecidos, ya que los vecinos colaboraron en todo momento con las tareas realizadas por el Municipio, lo que habla de un valor agregado que claramente posee la mayoría de los isleños, que no escatiman esfuerzos a la hora de trabajar para cuidar a San Fernando”, finalizó diciendo Tato.

SIN COMENTARIOS