Francisco: “Los hijos no son una posesión de los padres, son un don”

0
123

El Papa afirmó hoy que los hijos “no son un problema de biología reproductiva” y mucho menos “una posesión de los padres”, los hijos “son un don, un regalo”.

Durante la audiencia general de los miércoles, en su catequesis dedicada a los hijos, Jorge Bergoglio remarcó también que “existe un estrecho vínculo entre la esperanza de un pueblo y la armonía entre las generaciones”.

“Permítanme un recuerdo. Recuerdo a mi madre, que a quien le preguntaba cuál es el preferido de tus cinco hijos, respondía: son como los cinco dedos de la mano, si golpean a este me hace mal, si golpean al otro me hace mal, si les pegan a todos, me hacen mal todos”, dijo el Papa ante miles de personas, según reproduce la agencia Ansa.

“Así como los cinco dedos son la familia, hay diferencia entre los hijos, pero son todos hijos. Un hijo no se lo ama porque es hermoso, sino porque es hijo”, agregó.

El Pontífice manifestó que “un hijo no se ama porque piensa como yo, un hijo es una vida destinada a su bien, al bien de la sociedad y de la humanidad entera, de quien viene también la profundidad de la experiencia humana de ser hijo e hija, la gratuidad del amor y la belleza de ser amados antes”.

“Pensemos en tantas sociedades que conocemos aquí en Europa -dijo el Pontífice siempre improvisando en la audiencia general- que no quieren hijos y están deprimidas porque no quieren hijos, no tienen hijos: el índice de nacimientos no llega al uno por ciento ¿Por qué? Que cada uno de nosotros lo piense y responda en silencio. Si una familia generosa de hijos es vista como si fuese un peso, hay algo que no va”, afirmó.

“La generación de los hijos debe ser responsable, como enseña la encíclica Humanae vitae de Pablo VI, pero tener hijos no puede convertirse en una elección irresponsable, no tener hijos es una elección egoísta, con los hijos la vida rejuvenece y adquiere energías”, destacó.

“Qué hermoso -prosiguió Bergoglio concluyendo la catequesis de la audiencia general en plaza San Pedro, frente a unas 11 mil personas- cuando paso entre ustedes y veo los papás que levantan a sus hijos para hacerlos bendecir, este es un gesto casi divino, gracias por hacerlo”.

“Cuántas veces encuentro las mamás que me hacen ver la panza y piden la bendición, porque los hijos son amados antes de llegar al mundo”, sostuvo.

SIN COMENTARIOS