Marcha para pedir justicia por las víctimas de inseguridad en Tigre

0
264

Desde el FPV Tigre, acompaño a familiares y amigos de las víctimas de inseguridad en Tigre en la marcha que convocaron desde el cruce de Pacheco hasta la Fiscalía de esa localidad, ubicada en Entre Ríos y Salta, que es la que investiga el caso de Tamara López, la joven que hace menos de un mes apareció muerta en un descampado en Las Tunas.

La marcha se realizó sin banderas partidarias, con el único reclamo de justicia por las víctimas de inseguridad en Tigre (los casos de Tamara López, Micaela y Nancy Fernández, Solange Aguirre, Sergio Lorenzini y Diego García son los más conocidos) y la exigencia del desmantelamiento de redes de trata y narcotráfico, que vinculamos directamente con estos crímenes, señalando complicidades de la policía local, los fiscales y las autoridades políticas municipales. También denunciamos el ocultamiento mediático que se hace de estos casos, en muchos casos por tratarse de mujeres jóvenes y de barrios populares.

Tamara López salió de su casa en el barrio de La Paloma la noche del jueves 15 de enero. Su cuerpo sin vida fue hallado el 24 de enero. Estaba semienterrado en un descampado ubicado entre el Frigorífico Rioplatense y el country Talar del Lago 2. Vivía con su mamá, dos hermanas y su pequeño hijo, de cinco años.

En sus declaraciones frente a la fiscalía de Pacheco, Julia Ibarra, madre de Tamara, destacó que hubo muchas irregularidades en el procedimiento policial y judicial luego del hallazgo del cuerpo de su hija. “No fue a la morgue. Fue a la Cochería de El Talar, que tiene trato y contrato con Acción Social del Municipio”, declaró. Y agregó que: “No le había notificado a mi familia de la muerte de hija, que fue un patrullero del COT, bajas dos femeninas y le dicen a mi hija de 14 años que iban a ofrecerle un cajón para la chica que había aparecido muerta”.

marcha_mamá tamara

Para hacer la denuncia de desaparición de Tamara, Julia también describe irregularidades: “El día 17 a las tres de la tarde, fui a hacer la denuncia a la fiscalía de Talar pero no me la tomaron porque no había personal disponible. El día 23 fui nuevamente a hacer la denuncia. Me la tomaron, pero me dieron vueltas como cuatro horas para tomar una averiguación de paradero”.

Finalmente, Julia explicó que “después de la aparición del cuerpo de mi hija, aparecieron como tres o cuatro chicas muertas más. Esta es la seguridad que tenemos en Tigre”. Y señaló que, en muchos casos, esas chicas “tienen una denuncia de violencia de género que esta fiscalía no trata”. Y aseguró: “En todo esto está metida la mano del municipio, asociada y agarrada de la mano de la policía y del COT”.

SIN COMENTARIOS