La Provincia adquiere 30 otoemisores para detección de la sordera en recién nacidos

0
165

Tres de cada mil niños nacen con alguna dificultad para escuchar. Se los debe estudiar ni bien nacen que tengan más chances de desarrollar el lenguaje. Los nuevos aparatos llegan en junio a los hospitales de la Provincia.

Justo hoy, cuando se celebra el Día Internacional de la Audición, el ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires abrió una nueva licitación pública para la adquisición de 30 otoemisores acústicos, aparatos que permiten detectar si un bebé recién nacido tiene dificultades para escuchar. Para el mes de junio ya estarán funcionando en todas las maternidades de la Provincia.

La hipoacusia afecta a tres de cada 1000 chicos. De esos tres, uno padecerá una sordera profunda. Los expertos insisten en que cuanto antes se los diagnostique, mejor será el pronóstico, porque se les podrá indicar audífono o un implante coclear que les posibilite, antes del año, imitar sonidos, reconocer voces, orientarse, oír advertencias de peligro, es decir, sentar las bases del desarrollo del lenguaje y la comunicación.

“Todo chico tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva, tal como lo dice la ley 25.415”, explicó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia. Por eso, agregó, “estamos adquiriendo nuevos otoemisores que nos permitirán renovar los equipos que ya tenemos en las maternidades y hacer un diagnóstico temprano con tecnología de última generación ni bien nace un bebé y, llegado el caso, iniciar un tratamiento”.

La elección de esta fecha, 3/3, como Día de la Audición se debe a la semejanza del número “3” con la forma de la orejas. Fue propuesta en la 1ª Conferencia Internacional en Prevención y Rehabilitación del Déficit Auditivo que se celebró en 2007 en Beijing, China.

Al respecto, el gobernador Daniel Scioli recordó que “en los últimos tres años unos 60 bebés de la Provincia lograron escuchar por primera vez gracias al trabajo hecho en nuestros hospitales públicos en articulación con el Programa Nacional de Detección Precoz y Atención de la Hipoacusia”, dirigido a chicos sin cobertura de obra social.

En la Provincia los implantes se realizan en los hospitales Sor María Ludovica y Gutiérrez de La Plata, Tetamanti de Mar del Plata, Lucio Meléndez de Adrogué, Eva Perón de San Martín y El Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela.

CÓMO SE LLEGA AL DIAGNÓSTICO

Los otoemisores son aparatos de exploración de la vía auditiva, vitales para arribar cuánto antes al diagnóstico de hipoacusia o sordera. Las células de la cóclea- la parte del oído que parece un caracol-, tienen la propiedad de emitir pequeños sonidos al ser estimuladas con un ruido. La emisión de esos sonidos le indican al médico que que el bebé oye perfectamente.

Ahora, “si estos sonidos no se registran hay un riesgo de hipoacusia y sordera, que luego deberá verificarse en el paciente con otro estudio, llamado de potenciales evocados”, explicó el médico encargado de los implantes cocleares en los hospitales El Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela y Eva Perón de San Martín, Daniel Pérez Gramajo.

El especialista concluyó que, entre las principales causas por las cuales un bebé puede nacer con hipoacusia, figuran: que la mamá haya sufrido rubéola en el embarazo, que sea prematuro y/o tenga bajo peso al nacer, que haya sufrido falta de oxígeno durante el nacimiento y, también, que haya heredado la predisposición a la sordera.

CÓMO RECONOCER PROBLEMAS DE AUDICION EN LOS CHICOS:

-De 0 a 3 meses
No se despierta con ruidos intensos.
No reacciona ante ruidos sorpresivos y fuertes.

-De 3 a 6 meses:
No busca con la mirada la voz de su madre.
No emite gritos o sonidos para llamar la atención.

-De 6 a 9 meses:
No responde cuando lo llaman por su nombre.
No gira ante los ruidos.

-De 9 a 12 meses:
No aprende a ejecutar órdenes sencillas (“chau”, “beso”, “upa”).
No emite sonidos que se le enseñan reiteradamente.
No manifiesta reconocer palabras familiares y sencillas.

-De 12 a 18 meses:
Se muestra interesado sólo por lo que ve.
No ejecuta órdenes sencillas.
No dice ninguna palabra.

-De 18 a 24 meses:
No adquiere lenguaje.
Grita y/o señala cuando quiere algo.
No responde cuando lo llaman, aún gritándole

SIN COMENTARIOS