En 50 años, el sueño de la población se redujo en dos horas

0
170

De las ocho horas promedio que se dormía hace más de medio siglo, la población redujo dos horas diarias de descanso y hoy la tendencia es dormir entre seis y cinco horas, sobre todo en los centros urbanos, lo que representa un esfuerzo para el organismo con consecuencias negativas para la calidad de vida y la salud, aseguraron médicos especialistas en el marco de celebrarse el 13 de marzo el Día Mundial del Sueño.

“En los últimos cincuenta años se redujo un veinticinco por ciento la cantidad de horas que dormimos por día. De ocho horas que se dormían promedio, estudios recientes muestran cómo la tendencia va hacia seis o cinco horas, fundamentalmente en los centros urbanos”, indicó a Télam Daniel Pérez Chada, jefe del Servicio de Neumonología y director de la Clínica del Sueño del Hospital Universitario Austral.

El especialista describió que “esto tiene que ver con el cambio en el ritmo de vida, los turnos rotativos de trabajo, la exigencia de mayor productividad, el consumo de televisión y nuevas tecnologías hasta altas horas de la madrugada, y esta disminución en el descanso representa un esfuerzo enorme para el organismo que tiene que adaptarse a un nuevo ritmo”.

En este sentido, Pérez Chada señaló que “el mal descanso es un problema que está afectando a toda la sociedad, a todas las edades y a todas las clases sociales; un niño que duerme en la calle no tiene un buen descanso por las condiciones que lo rodean, pero quizás un niño de su misma edad de clase media se queda jugando a la Playstation hasta las cuatro de la mañana y tampoco duerme bien”.

Pero más allá de estas condiciones que afectan a toda la población existen personas que sufren trastornos de sueño y que haciendo una consulta y tratamiento adecuado pueden revertir su situación.

“Clasificamos los trastornos de sueño en tres grandes grupos: los que duermen poco, los que duermen mucho y los que tienen conductas o movimientos extraños durante el sueño. Todas estas personas tienen consecuencias durante la vigilia, que, a grandes rasgos podríamos mencionar como cansacio, fatiga, mal humor, falta de concentración, entre otras”, detalló por su parte Stella Maris Valiensi, médica de la Sección de Trastornos del Sueño, del Servicio de Neurología del Hospital Italiano.

La médica clínica y neuróloga describió que “si bien hablamos de 8 horas promedio, el sueño puede ir de 6 a 10 horas y dependerá de lo que el individuo necesite para levantarse sintiéndose bien; por otra parte si una persona duerme mal una noche necesitará siete noches de buen descanso para estabilizarse”.

Y añadió que “si bien todos pudimos haber tenido un episodio, por ejemplo, de insomnio es importante hacer una consulta cuando esta situación se cronifica, es decir, se extiende por meses”.

Entre los más de 100 trastornos de sueño reconocidos, el insomnio es el más común y consiste en el retraso en la conciliación del sueño o su interrupción.

“Una de las principales causas del insomnio es el estrés, del cual la persona no puede liberarse al momento de descansar, a su vez, la falta o perturbación del sueño es un factor agravante del distrés o causante del mismo”, describió por su parte el médico psiquiatra Roberto Ré.

Y continuó: “Otra causal del insomnio, que se ve muy a menudo en el consultorio, es el retraso de fases, la alteración de los ritmos cronobiológicos, en particular el síndrome conocido como fase retardada del dormir, es decir que la persona no duerme de acuerdo a su reloj biológico”.

“Tradicionalmente el tratamiento de pacientes con insomnio se hacía con fármacos, pero actualmente esto se ha modificado y se proponen más tratamientos con enfoque cognitivo y conductual”, indicó Pérez Chada.

El segundo trastorno en orden de frecuencia es la apnea, que consiste en la interrupción de la respiración por al menos 10 segundos.

“La apnea provoca consecuencias inmediatas como el agotamiento, la falta de concentración y demás características comunes a los trastornos de sueño, pero además puede provocar complicaciones a largo plazo del tipo cardiovasculares como accidentes cerebrovasculares, infartos o arritmias, diabetes tipo 2 o síndrome metabólico”, detalló el neumonólogo del Hospital Universitario Austral.

Y añadió que “incluso tienen siete veces más predisposición de tener accidentes automovilísticos porque disminuye drásticamente la atención”.

Con motivo del Día Mundial del Sueño, el Hospital Italiano realizó dos jornadas en los que se abordaron los temas “insomnio, ronquidos y apneas”, mientras que el Hospital Universitario Austral se entregará folletería explicativa a todos los pacientes y abrirá un consultorio de demanda espontánea para consultar por la temática.

SIN COMENTARIOS