Las centrales sindicales opositoras amenazaron con un paro de 36 horas

0
186

Las centrales sindicales opositoras aseguraron que el paro de hoy “fue contundente”, aunque no pudieron precisar el porcentaje de adhesión a la medida de fuerza en demanda de cambios en el pago del Impuesto a las Ganancias, al tiempo que amenazaron con lanzar una huelga de 36 horas y una marcha a la Plaza de Mayo para el 15 de abril.

En una conferencia de prensa encabezada por el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y el secretario de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, el gremialista camionero admitió que “hoy podemos decir con enorme satisfacción que hemos interpretado el reclamo de la gente, pero es imposible sacar un porcentaje del acatamiento”.

En una sala colmada por barras de camioneros y de otros sindicatos aliados, Moyano sostuvo que “el paro fue contundente” y además destacó la adhesión de “muchos trabajadores que se plegaron al paro a pesar de que sus organizaciones gremiales no convocaron” a esta medida de fuerza.

“Esperamos con humildad y responsabilidad que este reclamo sea interpretado por quienes tienen que dar respuesta”, afirmó el secretario general de la CGT disidente quien asimismo consideró que la posibilidad de una futura medida de fuerza de 36 horas para el próximo mes “está más para el sí, que para el no”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de un acercamiento con los gremios más afines al Gobierno, Moyano manifestó que “las puertas de la CGT están abiertas para cualquiera que quiera participar de la lucha”.

En ese sentido, Luis Barrionuevo agradeció al titular de la CGT, Antonio Caló, porque el líder metalúrgico dio libertad de acción a los trabajadores de su gremio aunque esa central obrera no adhirió al paro de 24 horas propuesto por el sindicalismo opositor.

En una posición ya tomada, el líder gastronómico lanzó su propuesta de un próximo paro de 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo porque “este es el tercer paro que realiza el conjunto del movimiento obrero y en ningún momento el Gobierno acusó recibo”.

La propuesta de Barrionuevo tuvo una buena recepción de los líderes de las otras centrales sindicales y así lo remarcó el titular de la Confederación Argentina del Transporte, Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), al señalar que “se ha parado porque hay un malestar general contra este gobierno y estamos abiertos a un plan de lucha”.

“No queremos pagar más ganancias hasta que no graven a otros sectores como la renta financiera”, fustigó Schmid.

Por su parte, Micheli calificó la huelga de hoy como “histórica” y cuestionó al gobierno nacional por “aplicar un ajuste contra los trabajadores cuando hay algún problemita económico”.

Antes de la conferencia, Barrionuevo anticipó que en el próximo Comité Central Confederal de la CGT se analizará la posibilidad de profundizar el plan de lucha que contempla un paro de 36 horas con movilización a la Plaza de Mayo para el próximo 15 de abril.

SIN COMENTARIOS