El gobierno de Daniel Scioli crea las primeras unidades con guardia para la atención de adicciones

0
145

Atenderá los 365 días del año las 24 horas. Se podrá consultar sin tener que pedir turno. Tendrá seis camas de internación para casos críticos. Se instalarán en barrios vulnerables de La Matanza, Tres de Febrero y La Plata.

Por primera vez, la provincia de Buenos Aires contará con establecimientos con guardia, exclusivos para atender casos críticos de consumo problemático de drogas. Es que por iniciativa del gobernador, Daniel Scioli, se crearán tres “UPA Adicciones” bajo la órbita del ministerio de Salud. Son unidades de atención enclavadas en barrios vulnerables que abrirán los 365 días del año las 24 horas y van a atender la demanda espontánea, es decir, no habrá que pedir turno.

Así lo explicó hoy el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia, durante un acto convocado para hacer público este anuncio, en el Pasaje Dardo Rocha de La Plata. Allí llegó acompañado por el subsecretario de Adicciones, Carlos Sanguinetti y el intendente Pablo Bruera. Lo esperaban los principales referentes en el tema de todas regiones sanitarias de la Provincia y de las entidades que participan en la aplicación de la ley nacional de salud mental.

“Es una iniciativa inédita en el país, porque nunca se había construido un establecimiento en los barrios donde más se necesita para asistir la emergencia en adicciones o bien para iniciar un tratamiento, que permita tratar y resignificar la vida de las personas afectadas por el consumo de sustancias”, enfatizó Collia. Y dejó en claro que si bien serán unidades abiertas a gente de todas las edades “el Gobernador espera dar una respuesta y una mejor accesibilidad especialmente a los jóvenes afectados por las adicciones”.

En los últimos tres años, el Gobierno de la Provincia aumentó un 30 por ciento los servicios públicos de salud que se ocupan de las adicciones: se pasó de 183 a 237, entre Centros de Prevención y Atención de las Adicciones (CPA) y las comunidades terapéuticas. Este incremento permitió asistir, el año pasado, 12 mil consultas por diferentes tipos de adicciones.

DÓNDE ESTARÁN

Las nuevas UPA Adicciones tienen como referencia las Unidades de Pronta Atención que trajo el gobernador desde Río de Janeiro, para atender rápido y en los barrios la demanda espontánea y las emergencias. Este nuevo modelo, en cambio, se ocupará solo de las adicciones.

“Ya se seleccionaron tres barrios donde, sabemos, habrá una importante demanda de este tipo de atención. Están en los municipios de La Plata, Tres de Febrero y La Matanza”; adelantó Sanguinetti.

A diferencia de los CPA, que no cuentan con internación, las UPA Adicciones tendrán seis camas para situaciones que requieran internaciones breves, tal como lo establece la ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657 y la Ley Provincial de Adhesión Nº 14.580, basadas en la idea de desmanicomializar y priorizar los derechos del paciente.

Luego, una vez que la persona se encuentre estabilizada, se le brindará atención psicológica, orientación a la familia y derivación al centro más cercano a su domicilio donde podrá iniciar un tratamiento que lo ayude a abandonar el consumo problemático.

“Scioli ha expresado claramente que las adicciones son un problema de salud pública, que nosotros encaramos con la plena implementación de la nueva ley que tiene al paciente en el centro de la escena”, agregó Collia.

LAS DROGAS MÁS USADAS

Sobre un total de 12.000 pacientes atendidos por año, el 30.9% reveló iniciar su tratamiento por consumo de cocaína, el 25%, por alcohol, el 24,8%, en cambio, por marihuana, el 3,5% por psicofármacos y el 6% por pasta base. No obstante, al ser consultados por el terapeuta, revelan que las drogas de inicio más frecuentes son el alcohol y la marihuana.

De hecho, la última encuesta hecha por el ministerio de Salud con la Dirección General de Cultura y Educación a chicos de 4º, 5º y 6º año del secundario, mostró que casi el 90 por ciento prefiere hacer previas en una casa y que en esas “juntadas”, más del 80 por ciento consume bebidas alcohólicas, a las que acceden por un lado porque las compraron los adultos de la familia y, por otro, porque se las venden en comercios del barrio o en hipermercados, pese a que está prohibido por ley el expendio a menores.

Asimismo, otra encuesta hecha a 3.000 ingresantes de la UNLP reveló que 9 de cada 10 ingresantes probó o toma habitualmente algún tipo de bebida alcohólica. “Pero los chicos no consideran al alcohol como un problema: el 35% cree que ni siquiera se trata de una droga”, advirtió Sanguinetti. Tres de cada 10, en tanto, respondió que consume alguna droga como cocaína, marihuana o ácidos.

SIN COMENTARIOS