Con juegos y música enseñarán a como detectar la inmunodeficiencia en niños

0
158

Médicos del Hospital de Niños de La Plata y del Hospital de Niños Gutiérrez de la Ciudad de Buenos Aires enseñarán con juegos y música cómo detectar a tiempo una enfermedad inmunodeficiente durante una jornada recreativa y gratuita que se realizará este sábado en la capital bonaerense.

Si un niño padece cuatro otitis al año o si los antibióticos no le hacen efecto tras dos meses de tratamiento, o tiene dos sinusitis graves anuales, puede que sea un paciente inmunodeficiente primario, precisaron los médicos que llevarán a cargo esta campaña de prevención en La Plata.

La jornada se enmarca en la Semana Mundial de las Inmunodeficiencias Primarias (IDP) y se realizará este sábado, de 10 a 13, en el polideportivo de 66 entre 151 y 153 del popular barrio de Los Hornos.

Realizar diagnósticos precoces “permite siempre buscar el mejor tratamiento y tratar de vivir en salud”, dijo la médica Lorena Regairaz, del Servicio de Inmunología del Sor María Ludovica.

“Hay signos de alarma que en esta semana se aprovecha para difundir, y son manifestaciones de enfermedades bastante comunes. Asociados, uno o más de estos signos ponen en evidencia que se puede estar en presencia de esta enfermedad”, señaló la especialista en inmunología.

El polideportivo platense ofrecerá actividades recreativas cada 45 minutos y los chicos podrán “elegir a qué jugar”, detalló Regairaz.

Profesionales de ambos hospitales irán junto a sus pacientes y en stands montados en el lugar entregarán folletos con los signos a tener en cuenta ante una posible inmunodeficiencia del niño.

Las más comunes, precisó, “son las deficiencias de anticuerpos, que representan el 70 por ciento de estas enfermedades y la verdad es que son muy fáciles de diagnosticar. Con un diagnóstico temprano los pacientes pueden llevar una vida normal”, aseguró Regairaz.

La especialista citó además “las de inmunoglobulina, la gamaglobulinemia, también inmunodeficiencia común variable, que puede afectar a cualquier edad”, y la “inmunodeficiencia combinada severa, que afecta a bebés recién nacidos y es mortal pero se cura en el cien por ciento de los casos si es tratada a tiempo”.

Estas manifestaciones son fáciles de identificar: “cuatro o más otitis en un año (muy comunes en los niños); dos o más sinusitis graves en un año; dos o más meses tomando antibióticos por vía oral sin manifestar mejoría; dos o más afecciones pulmonares en un año; infecciones fuera de lo común o sin causas que se presentan de manera reiterativa y la falta de respuesta ante los antibióticos, entre otras”, indicó la médica.

Este año, los equipos de inmunología de los hospitales Gutiérrez y Sor Ludovica y la Fundación Jeffrey Modell invitaron a participar de un día de actividades para llevar conocimiento a la comunidad sobre estas patologías.

Las IDP son defectos hereditarios y genéticos del sistema inmunológico que causan mayor susceptibilidad a infecciones que afectan la piel, los oídos, los pulmones y otras partes del cuerpo, pero con un simple examen de laboratorio, como el hemograma y el dosaje de inmunoglobulinas, se pueden detectar en más del 95 por ciento de los pacientes.

Estas enfermedades suelen manifestarse tempranamente en la niñez, mediante procesos infecciosos de distinta índole, y también pueden presentarse en niños mayores, adolescentes y adultos.

La falta de conocimiento sobre este tipo de enfermedad es uno de los mayores problemas, porque eso lleva a que la mayoría de los pacientes son diagnosticados tardíamente.

Cerca de 1 de cada 8.000 o 10.000 personas tienen un trastorno genético de este tipo, según datos mundiales corroborados en Argentina por la Asociación de Ayuda al Paciente con Inmunodeficiencia Primaria (Aapidp), una agrupación de padres con niños que las sufren y que se dedica a apoyar y asesorar a las familias para darles una mejor calidad de vida.

A diferencia de muchas otras enfermedades poco frecuentes, existen muchos tratamientos efectivos para las IDP y opciones que permiten llevar una vida normal. Sin embargo ninguna de las terapias disponibles puede revertir el daño causado por un diagnóstico tardío, por lo que es de suma importancia conocer la enfermedad, advierten los especialistas.

SIN COMENTARIOS