Decomisaron más de 21 mil kilos de alimentos en una fraccionadora de legumbres

0
245

Inspectores del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires clausuraron ayer una fraccionadora y envasadora de legumbres y cereales de Tigre, donde decomisaron 21.350 kilos de productos alimenticios tras el hallazgo de roedores y excrementos de ratas, falta de higiene y etiquetas en los alimentos que pertenecían a otro establecimiento comercial.

El operativo, a cargo de personal de la Oficina de Alimentos de la cartera sanitaria, se produjo como consecuencia del trámite que iniciaron los responsables del lugar ante el Registro Nacional de Establecimientos (RNE), que interviene para garantizar la inocuidad de los productos que distribuyen su mercadería fuera del territorio bonaerense.

Los inspectores constataron la presencia de roedores y sus excrementos en todo el establecimiento, y falta de higiene básica para el personal, como toallas y jabón en los sanitarios. Por último, los datos del RNE que utilizaban, no coincidía con los del establecimiento inspeccionado.

La jefa del departamento de Auditoría de la Oficina de Alimentos de la Provincia, Adriana Biscayart, informó que “se procedió a la destrucción de la mercadería porque estaba contaminada con el excremento de roedores, de modo que resultaba peligroso para el consumo”.

A raíz de las fallas encontradas, la Oficina de Alimentos de la provincia de Buenos Aires procedió a la clausura de la envasadora de legumbres y cereales. Como consecuencia del operativo se decomisaron 6.000 kilos de lentejas, 5.335 kilos de porotos, 500 kilos de hariña de mandioca, 7.010 kilos de maíz pisingallo y pisado blanco, 2.000 kilos de lentejones, 500 kilos de arvejas y 5 kilos de garbanzos.

El operativo forma parte de los continuos controles y auditorías que lleva adelante el gobierno de la Provincia, en los que se fiscalizan las condiciones higiénico-sanitarias de los establecimientos, la capacitación en manipulación de alimentos y la indumentaria de los trabajadores, entre otros aspectos.

SIN COMENTARIOS