El RENAR inauguró el Banco de Materiales Controlados (BANMAC)

0
176

El Registro Nacional de Armas (RENAR), dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, inauguró el depósito de armas, municiones y pirotecnia más grande del país. Además se anunció la destrucción de 20 mil armas, que sumadas a las eliminadas en los últimos años, da un total de 292.366 armas destruidas.

El evento contó con la presencia de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner; el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak; el secretario de Justicia, Julián Álvarez; el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión Registral; Esteban De Gracia y el director del Registro Nacional de Armas, Matías Molle, entre otras autoridades nacionales y provinciales.

DSC_1385 copia

El mismo se llevó a cabo en el Partido de General San Martín, Provincia de Buenos Aires a las 12hs donde la mandataria anunció que en los próximos meses se llegará a la destrucción de 300.000 armas y pidió hoy al Congreso Nacional que dé impulso a proyectos de ley presentados por distintos legisladores tendientes a reemplazar el “viejo y obsoleto” Registro Nacional de Armas (Renar) por una “agencia nacional” para que “la política en materia de portación y tenencia de armas” sea “una política nacional controlada por el Estado”.

El BANMAC cuenta con un espacio cubierto de aproximadamente 2.000 metros cuadrados, que equivalen al almacenamiento provisorio de 100 mil armas. También posee un área para la destrucción directa e inmediata de armas de fuego y oficinas, salas de reuniones y espacios de trabajo técnico. En cuanto a la seguridad, tiene un sistema de monitorio interno y externo permanente, sensores de movimiento, ingresos biométricos en todos sus accesos, garitas y puertas blindadas, oficina de monitoreo antipánico y guardia de seguridad permanente las 24 horas, dotada de personal específicamente capacitado.

DSC_1403 copia

El nuevo depósito tiene por objeto almacenar y custodiar los materiales controlados previstos por la Ley 20.429 (Ley Nacional de Armas y Explosivos). Es decir, tendrá en resguardo las armas secuestradas por las Fuerzas de Seguridad y/o decomisadas en procesos judiciales del territorio nacional y las recolectadas por el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego. Esto significa una solución histórica a la problemática de la falta de organización de la justicia nacional y provincial respecto de la guarda de armas de fuego, la falta de inversión en infraestructura edilicia y de sistemas de seguridad apropiados. Esta centralización del armamento, sumado a su inmediata destrucción permite evitar el desvío de armas al circuito ilegal y con ello el delito.

SIN COMENTARIOS