La Provincia cuenta con un nuevo equipo, único en el país, para problemas digestivos

0
115

Permite detectar afecciones como el reflujo y la acalasia esofágica con máxima precisión. Tiene una sonda con 36 sensores que mide la presión de los músculos del esófago.

La prestigiosa Unidad de Gastroenterología del hospital provincial San Martín de La Plata cuenta, desde hoy, con un equipo único en el país para diagnosticar enfermedades digestivas, como el frecuente reflujo esofágico o los problemas para deglutir.

El equipamiento, denominado “manómetro de alta resolución”, es capaz de realizar un diagnóstico de máxima precisión mediante una sonda dotada de 36 sensores que permiten medir el funcionamiento muscular del esófago.

De esta manera, explicaron las autoridades sanitarias, el sistema de salud público de la Provincia de Buenos Aires cuenta ahora con una tecnología única en el país, que permite diagnosticar y clasificar trastornos digestivos y evaluar cuál es el tratamiento más adecuado para cada paciente.

“Incorporar tecnología de última generación para equipar los hospitales públicos es una prioridad para el gobernador Daniel Scioli, que insiste en generar equidad en el acceso a la salud, dotando al sector público de tecnología de avanzada, que facilite el acceso de todas las personas a la más sofisticado en medicina”, expresó el ministro de Salud, Alejandro Collia.

Por su parte, la directora ejecutiva del hospital San Martín de La Plata, Marta Gelemur, señaló que la adquisición del manómetro coloca al hospital “como un centro de referencia en materia de neurogastroenterología, tanto en la Provincia como en el país”.

El jefe de la Unidad de Neurogastroenterología del hospital, Mauricio Guzmán, explicó que “la gran ventaja que de este manómetro con respecto a otros de su mismo tipo, es que tiene 36 sensores, lo que posibilita mayor precisión porque, lo habitual es que solo cuenten con seis”.

QUÉ PUEDE DETECTAR

El manómetro resulta útil para el diagnóstico del reflujo esofágico, un mal muy frecuente que afecta al 23 por ciento de la población. Se produce cuando el contenido del estómago regresa hacia el esófago. Esto provoca acidez, dolor en el pecho y hasta náuseas. Es común en las personas que consumen alcohol, en quienes tienen sobrepeso, en fumadores y también en las embarazadas.

El nuevo equipo permite, además, detectar una afección digestiva muy grave y poco frecuente, llamada “acalasia esofágica”. Esta enfermedad se produce por la incapacidad del esófago de contraerse y empujar el alimento hasta el estómago, y por la falta de relajación del esfínter esofágico inferior. Esto impide el correcto paso de los alimentos al estómago.

“La acalasia es una patología que afecta a 1 de cada 100 mil habitantes, pero al ser un centro de referencia, el hospital San Martín atiende de dos a tres pacientes con esta enfermedad por semana”, explicó Guzmán.

Otro problema que diagnostica el manómetro es el espasmo esofágico difuso (EED), otro de los trastornos motores que produce contracciones en el esófago.

Finalmente, el especialista informó que los médicos del hospital se encuentran capacitándose en el uso del equipo “porque al ser una tecnología de avanzada requiere del aprendizaje de todos los profesionales de la Unidad”.

SIN COMENTARIOS