En San Isidro celebraron las fiestas patronales de Santa Rita

0
115

Cientos de fieles participaron de la tradicional procesión y misa que se llevaron a cabo en honor a esta Santa Patrona. El intendente Gustavo Posse concurrió a los festejos.

En un clima de festejo y devoción, cientos de vecinos participaron de la tradicional procesión y misa que se llevaron a cabo en honor a Santa Rita.

Como cada 22 de mayo, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, concurrió a las celebraciones que se realizaron en la iglesia de Boulogne que lleva el nombre de esta Santa Patrona.

“Vivo este momento con emoción por lo que significa Santa Rita para los vecinos y visitantes”, afirmó Posse. Y agregó: “Por un lado, por la importancia que tiene en esta localidad la iglesia, y por el otro debido a la historia de esta Santa Patrona que sufrió mucho, pero supo perdonar y promover valores de paz”.

A su lado, el párroco Marcelo Mazzitelli explicó que Santa Rita fue una mujer que, presionada por su padre, se casó pero su marido fue asesinado. Sus hijos y parte de la comunidad reclamaron venganza, sin embargo, ella se negó e hizo lo que supuso que Dios querría: perdonó.

“El peregrino que viene acá busca expresar su fe, confiando el misterio de una vida y, sobre todo, recibir el descanso de un amor que los abraza”, enfatizó el Padre Mazzitelli.

Pasadas las 16, la imagen de Santa Rita salió de la parroquia para recorrer las calles del barrio. Familias enteras siguieron la procesión, cantando alegremente y rezando, mientras el Obispo de la Diócesis de San Isidro, Monseñor Oscar Ojea, promovía un mensaje social de esperanza.

A las 17, se llevó a cabo la misa en la que, en reiteradas oportunidades, los peregrinos repitieron ¡Viva Santa Rita! con pañuelos blancos y rosas rojas en sus manos.

“Mi mamá era muy devota de ella y, a pesar de que ahora no está, yo vengo todos los meses a seguir cumpliendo por ella y por mí”, comentó emocionada María Gómez, de Boulogne.

!cid_16F4380AB4164E6D92A480E2DC116370@dhipolito

María Rosa García, de San Martín, contó que se acercó a la procesión a pedir por amigos que están pasando un mal momento y, en especial, por la salud de su familia.

“Le tengo una gran fe a la virgen. Hace años que concurro porque ella me acompañó en situaciones complicadas de mi vida. Siempre me da fuerzas para seguir adelante“, aseguró César Andrés Marcecani, de Villa Adelina.

Dora Mari, que vive en Martínez, sostuvo que la iglesia le trae los mejores recuerdos porque es el lugar donde se casaron sus padres, ella fue bautizada y tomó la comunión, al igual que sus hijas. “Estoy muy arraigada así que nunca falto”, remarcó.

Junto a ella, su amiga Graciela Isabel Traba, también de Martínez, resaltó: “Santa Rita hace posible lo imposible. Hay que tener mucha fe y paz. Especialmente en Argentina”.

SIN COMENTARIOS