Espinoza: “Quiero profundizar la revolución social en la provincia de Buenos Aires”

0
189

El precandidato a gobernador bonaerense del Frente para la Victoria (FpV) e intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, afirmó que uno de sus principales objetivos, en caso de ser electo mandatario provincial, es “crear más puestos de trabajo para los jóvenes y facilitar el acceso a la primera vivienda para profundizar la revolución social en la provincia de Buenos Aires que comenzó con el proyecto político de Néstor (Kirchner) y Cristina (Fernández de Kirchner)”.

Espinoza, titular del Partido Justicialista bonaerense, recibió a Télam en su despacho municipal y dialogó sobre sus planes estratégicos para el futuro de la provincia; su relación con el gobernador bonaerense Daniel Scioli y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner; y la competencia con los otros precandidatos a gobernador del FpV.

Antes de comenzar a explicar su plataforma, Espinoza explicitó su mayor anhelo: “Quiero ser gobernador para aportarle a la provincia toda mi experiencia que durante nueve años acumulé en la gestión al frente de La Matanza, donde en el 2001 éramos la capital de la desigualdad y ahora somos la capital nacional del trabajo y la producción con la creación de más de 250 mil nuevos empleos”.

Sin dudarlo, Espinoza expresó: “Quiero ser un gobernador que sea más un coordinador de los intendentes, porque soy uno de ellos y lo vivo día a día. Los intendentes como nadie son quienes conocen las necesidades de su pueblo y muchas veces no depende del municipio la solución”.

En ese sentido, reconoció que “si hay algo que Néstor y Cristina cambiaron en la Argentina es que los intendentes tenemos el protagonismo en las decisiones, algo que antes nunca habíamos tenido”.

Entre las carpetas de su escritorio, el intendente de La Matanza tomó una y comenzó a argumentar una de sus primeras medidas que tiene que ver con crear ‘mini gobernaciones’ en las diferentes regiones de la provincia “para acercar el Gobierno a la gente porque las soluciones siempre están en La Plata. Quiero generar una provincia más moderna en la gestión”, subrayó.

Tras exhibir varias hojas de estadísticas, Espinoza sostuvo: “Tengo un plan quinquenal de desarrollo estratégico porque para finalizar lo que falta hacer, terminar con la inseguridad y el narcotráfico, tenemos que generar más trabajo para lograr mayor inclusión social”.

En ese plan hay un punto clave para Espinoza, que es un programa para el primer empleo de los jóvenes, una “experiencia que ya impulsamos en el municipio y es como las viejas agencias de trabajo pero estatal”, contó.

“Hay que generar acuerdos con cámaras empresariales e industriales a través de exenciones impositivas y eso también nos va a ayudar a mejorar el tema de la inseguridad porque los jóvenes van a tener más rápido acceso a un trabajo”, agregó el precandidato a gobernador bonaerense que además anticipó que crearía un instituto para tener un área mixta público-privada.

Al analizar la situación económica y social de Buenos Aires, Espinoza no eludió que hace varias décadas que ese distrito es gobernado por el peronismo y que los últimos ocho años ha sido conducido por Daniel Scioli, con quien tiene una relación a la que calificó de “excelente” y elogió su gestión al considerar que “entrega una mejor provincia que la que recibió”.

“Hoy tenemos una provincia muy diferente a la que recibió Scioli hace siete años y medio. Así como Néstor recibió un país en llamas y Cristina, 12 años después, le va a dejar un país muy diferente al próximo presidente, lo mismo pasa en la provincia de Buenos Aires”, amplió.

“La provincia de Buenos Aires cambió, es otra”, definió Espinoza quien ya en un terreno más lejos de los planes estratégicos y más cercano a las cuestiones políticas reiteró la “importancia de la unidad del peronismo” y resaltó a sus rivales Aníbal Fernández y Julián Domínguez en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) a realizarse el próximo 9 de agosto junto a las nacionales.

Por primera vez en el peronismo bonaerense hay internas abiertas con la particularidad de que tanto el jefe de Gabinete como el presidente de la Cámara de Diputados en un principio se habían postulado públicamente para ser presidente y luego decidieron competir en la provincia.

Sin embargo, Espinoza sostuvo que “esas decisiones son de cada dirigente” y aclaró: “Yo no soy un candidato individual, sino que la propuesta nuestra es una cuestión colectiva, del trabajo de equipo que estamos realizando los intendentes de la provincia de Buenos Aires”.

Sobre Fernández y Domínguez, el titular del PJ bonaerense opinó que “son dos dirigentes valiosísimos del peronismo”, pero reiteró: “Nosotros venimos a aportar nuestra experiencia de gobernar La Matanza donde se logró cambiar la vida a dos millones de vecinos”.

Con respecto a su apoyo a un candidato presidencial, Espinoza confesó que “hay un dirigente en el que tengo mi corazoncito, pero mi candidato va a ser el que elija la gente” en las primarias y se aventuró a pronosticar que “el próximo presidente será del FpV”.

Rodeado de cuadros del ex vicegobernador bonaerense y su referente político Alberto Balestrini, Néstor Kirchner, Cristina Kirchner, su familia y de San Lorenzo de Almagro, Espinoza se apuró en mencionar que también tiene varias iniciativas para los puertos, las rutas y los productores agropecuarios.

Antes de irse a una reunión, Espinoza sentenció: “Si soy gobernador no vamos a volver para atrás ni un centímetro de los logros que obtuvimos con Néstor y Cristina”, y concluyó la entrevista con una chicana al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, al preguntar irónicamente “si cambiamos La Matanza con 3 mil millones de pesos, se imaginan todo lo que hubiéramos hecho con el presupuesto de la Ciudad de 85 mil millones”.

SIN COMENTARIOS