Buscan que la gente done su sangre “en forma voluntaria” ya que 80% lo hace sólo para reponer

0
56

El 80% de los donantes de sangre en Argentina sigue siendo “de reposición”, lo hace para ayudar a algún familiar o amigo en plena emergencia, condicionado por los plazos, y con la intención de ser útil a esa persona en particular, pero el objetivo es que los donantes decidan dar su sangre “en forma voluntaria y habitual”, informó la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunología (AAHI)

El éxito de todo trasplante, cirugía, parto o intervención a heridos por siniestros viales depende de la existencia constante de sangre en los bancos de los hospitales y centros asistenciales y la mejor forma de conseguirla es que “todos pasemos de ser donantes de reposición a donantes voluntarios”, detalló la entidad.

“Estamos acostumbrados a donar sangre cuando un familiar o compañero de trabajo lo necesita porque está grave o a punto de ser sometido a una cirugía. Está bien ser solidario; pero esa solidaridad daría aún mejor resultado si tomáramos conciencia de que la sangre debe esperar al paciente y no al revés”, dijo Oscar Torres, presidente de la AAHI.

La entidad buscar incrementar el índice de donación voluntaria que en la Argentina no llega a 15%, según la propia Asociación.

Oscar Canle, coordinador del Comité de Promoción de la Donación Voluntaria, especialmente creado para ese fin por la AAHI , dijo que “la posibilidad de necesitar un trasplante de médula ósea se da en forma fortuita; pero a lo largo de la vida serán muchas las veces que necesitaremos sangre. Para los propios receptores de médula ósea será clave”.

Según las estadísticas, “la causa principal de muerte de las mujeres en el parto es por la falta de sangre. Y ningún trasplante de médula ósea será exitoso si no hay un soporte de sangre que permita que el injerto empiece a liberar células”, sostuvo la médica Gloria Góngora.

Silvina, quien tiene Talasemia desde los seis años y se transfunde sangre cada 30 días, dijo a Télam que “si 20 personas donaran voluntariamente sangre, yo por ejemplo -que tengo que recibir dos unidades de sangre por cada transfusión- tendría 10 meses garantizados de vida”.

En la otra punta de la cadena, la donante voluntaria Paola Jelonche sostuvo que ella optó “por dar vida con más vida” y opinó que “pensar que mi sangre pudo salvar la vida de tres bebés me da una alegría tan grande que cuando llega el día de ir a donar me siento muy bien. Lo hago todos los meses de mayo, el mes en que nació mi hija”.

Paola dio a luz y después, durante el posparto, sufrió una hemorragia que casi la desangra; y gracias a la sangre que había en el banco del lugar donde era atendida se salvó.

La sangre, según los representantes de las organizaciones que trabajan para la donación voluntaria, “no es un producto menor; no está en venta, ni tiene precio, por eso mismo es tan preciada. Si tomáramos conciencia de eso, de que está en nuestras manos, como comunidad estaríamos cubriendo esa demanda en un 100%”, dijo Liliana Becker, de la Red de Medicina Transfusional de la Ciudad de Buenos Aires.

Como mínimo debe haber dos meses entre donación y donación y para las mujeres la cantidad máxima recomendada es de tres veces al año mientras que para los hombres es de 4.

Cuando una persona dona sangre en forma voluntaria “la entrevista es confidencial, de valor epidemiológico -porque se determina la calificación del donante como tal- y se traduce en una buena herramienta de atención primaria, y si la persona queda diferida puede pasar a ser una buena promotora para que otros donen”, sostuvo el titular de AAHI.

Los glóbulos, las plaquetas y el plasma son los componentes de la sangre que después de la donación se estudian para pasar a ser una unidad en el banco de sangre.

“A nivel regional, nuestro país es un orgullo ya que con el excedente del plasma de las donaciones voluntarias la Universidad Nacional de Córdoba elabora hemoderivados, como los sueros para la hepatitis, la albúmina y la gamaglobulina”, detalló Torres.

La sangre se vence en cinco días por ese motivo es prioritario, según los representantes de el el Plan Nacional de Sangre, Dale Vida, la Asociación de Talasemia Argentina, y la Organización DAMOS donar en forma habitual más que espasmódica, para garantizar que continuamente ese suministro esté al alcance de todos en todos los bancos del país.

Los requisitos son tener 18 a 65 años, buen estado de salud, y acudir sin ayuno y durante cualquier momento del día a los servicios de hematología que se pueden consultar en www.donarsangre.org.ar

SIN COMENTARIOS