Ideas que inspiran: de antigua terraza a “techo verde”

0
376

No hace falta que viajemos muy lejos para conocer una experiencia que combina diseño y sustentabilidad. Hablamos de la obra que fue seleccionada para la Bienal Internacional de Arquitectura de Argentina en “Sustentabilidad física y social” y que, créase o no, se ubica en pleno centro de Capital Federal.

Tráfico, ruido y contaminación combinan con el color gris de los edificios y calles de la ciudad porteña. Tener un balcón o un “pulmón” donde salir a respirar, pareciera ser un gusto que pocos puedan darse. Sin embargo, muy cerca del Hospital Italiano, los chicos de “The Holy Sheep” (de Marantz Arquitectura) pusieron manos a la obra para hacer de este problema una cuestión más amigable; o mejor dicho, eco-amigable.

El objetivo: refaccionar un viejo edificio de 110 m2 para que en él funcione una residencia transitoria para médicos y estudiantes. Pero eso no fue todo. Los chicos le sumaron 40m2 más, en los que se destaca la cocina-estar con revestimiento de OSB y un sistema que permite una ventilación cruzada, ahorrándose la utilización de otro acondicionamiento térmico.

Pero la perla de esta obra es el gran protagonista: el “techo verde”. ¿Qué es un “techo verde”? Tan simple y tan complejo como un parque individual en la terraza, armado a partir de una cubierta vegetal de césped y mantenido a través de un sistema de riego automático por goteo.

La instalación de “techos verdes” va al compás de una tendencia de decoración que crece cada vez más: la elección de materiales amigables con el ambiente. Además, ¡es económico y nada complicado! En homify , una página web especializada en arquitectura y decoración, encontrarás buenas ideas en ese aspecto, como incorporar muebles hechos con palets.

Cambiar las viejas baldosas por un césped tiene además muchas ventajas para las ciudades porque, si se expanden, pueden reducir el riesgo de inundaciones al absorber gran cantidad de agua, además de mejorar el microclima y disminuir la contaminación. Y, fundamentalmente, generan mayor bienestar: quién no quisiera despertarse y desayunar en su propio parque, rodeado de naturaleza en medio de una gran ciudad.

Pero eso no es todo. Al mismo tiempo que cuidamos el ambiente, cuidamos también nuestro bolsillo: la vida útil de un “techo verde” es mucho mayor a la de cualquier techo convencional; ¡pueden durar hasta 100 años!

Como frutilla del postre, esta casa cuenta además con otra novedad: un “Área graffiti friendly”, donde los artistas callejeros pueden participar del diseño de la fachada a través de un espacio destinado especialmente para su arte. Otro detalle que se suma para rodear a esta obra de un aire renovador que nos inspira para seguir experimentando esta tendencia eco-friendly en la decoración de nuestro hogar.

SIN COMENTARIOS