La línea 60 continuará este miércoles sin funcionar

0
86

La línea de colectivos 60, utilizada por unos 250.000 pasajeros por día, continuará sin funcionar este miércoles por quinto día consecutivo pese a que un fiscal estuvo en la sede de la empresa Monsa para intentar dialogar con los directivos con el fin de que depongan su actitud, luego deque los choferes se presentaran ante la Justicia denunciando un “lock out” patronal.

Los trabajadores, tras reclamar la “intervención de la Justicia” en el conflicto y denunciar un lock out patronal, se reunieron en la sede de la empresa en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, donde un fiscal intentó en vano dialogar con los directivos.

Los choferes resolvieron, entonces, acudir mañana a la sede de la empresa a reanudar el servicio sin cortar boleto, aunque “es probable que la empresa no nos habilite los medios para poner las unidades en la calle”, dijo a Télam un vocero de los trabajadores.

El delegado Hugo Shwarzman acusó al presidente de la empresa, Marcelo Pasciuto, de “metiroso” y recordó que “fue chofer de la empresa y tuvo un choque mortal en Las Heras y Pueyrredón y un vuelco con lesionados en acceso a Tigre y la ruta 197, y ahora quiere despedir trabajadores que quieren trabajar”.

“Repudiamos a Pasciuto por mentiroso. Nosotros estamos acá, para trabajar y queremos trabajar. Si alguien empieza a dar la planilla con los nombres de los choferes empezamos a hacerlo”, dijo Carlos Alderes, otro de los delegados.

El conflicto se inició el jueves pasado cuando los choferes realizaron el recorrido pero no cobraron boleto como protesta para pedir la reincorporación de un conductor que fue despedido.

En este sentido, Schwarzman dijo que fue un “despido injustificado” y denunció que “es la firma la que no acató la conciliación obligatoria porque debía reincorporar a nuestro compañero y no lo hizo”.

Recordó que el sábado, cuando el chofer que había sido despedido tenía que empezar a trabajar, “no lo dejaron ingresar; entonces decidimos protestar sin cortar boletos pero la empresa decidió retirar a todo el resto del personal para que no podamos sacar las unidades”.

Ese día la situación se agravó porque además Monsa envió 47 telegramas de despido “por no acatar la conciliación obligatoria y seguir con la medida de fuerza”.

SIN COMENTARIOS