El programa de prevención y asistencia al juego compulsivo cumple diez años

0
284

El programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo que coordina Julieta Cahe cumple sus primeros 10 años y en consonancia con este aniversario, se prepara el lanzamiento del “Manual sobre juego patológico: una experiencia en la provincia de Buenos Aires”, el próximo 8 de octubre  en el Auditorio de la Casa de la Provincia.

El juego compulsivo es considerado un problema de salud pública. En septiembre de 2005, ante la demanda de pacientes y familiares con dicha problemática, comenzó a funcionar el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo en la provincia de Buenos Aires mediante un convenio de asistencia técnica entre Lotería de la Provincia y el Ministerio de Salud.

El Programa se desarrolla en 10 centros de atención a lo largo de la provincia y mediante la línea de atención gratuita 0-800-444-4000, servicio anónimo y de orientación, para contener, informar y derivar a dichos centros especializados.

A los centros de La Plata, Vicente López, Mar del Plata y Tandil abiertos en una primera etapa,  se sumaron  los de Pergamino, Avellaneda y  Morón en una segunda etapa y los de Necochea, Bahía Blanca y Olavarría en el año 2011.

Según datos estadísticos del Programa, en los últimos 10 años fueron asistidas cerca de 7.000 personas en los distintos centros. Con un porcentaje apenas mayor de hombres sobre mujeres (53% y 47%, respectivamente), la mayoría de los pacientes tienen entre 31 y 60 años. La condición de “casado” (37%) supera ampliamente a la de “soltero” (23%), seguido por personas separadas, divorciadas y viudas.

En su mayoría, los pacientes identificados son empleados (52%), seguido por autónomos (20%), amas de casa (11%) y jubilados y desocupados (7% cada uno). A su vez, el 37% de los pacientes tienen un nivel de estudios de secundario completo; el 23% con nivel primario completo; el 19% de secundario incompleto; 11% con nivel terciario y un 6% con nivel universitario completo.

El juego predominante son las tragamonedas (64%), seguido por la ruleta electrónica (13,4%), la ruleta tradicional (8,4%), el bingo (4,5%) y, en menor medida, la quiniela, el Black Jack y el Póker, entre otros.

Los principales objetivos del Programa se centran en dar respuesta, contener y acompañar en los procesos de tratamiento y recuperación de los pacientes y sus familiares; evitar el aumento de esta adicción en la población;  asegurar el acceso a servicios asistenciales adecuados, eficaces y gratuitos y facilitar la reinserción social de las personas atendidas, entre otros. Además, el Programa también prevé  que, una vez recuperada, la persona que padece ludopatía tiene nuevas demandas y necesidades.

SIN COMENTARIOS