Soledad Silva Fernández, la actriz de Ingeniero Maschwitz que personifica a 14 mujeres en una hora

0
404

Soledad Silva Fernández es una actriz uruguaya que tiene la virtud de interpretar a 14 personajes femeninos en una hora sin abandonar el escenario. Así lo demuestra en “El arte del encuentro”, el unipersonal que escribió, dirige y protagoniza.

Con la rapidez del videoclip y un lenguaje claro y natural, Soledad personifica desde la mujer ama de casa, la liberal y la intelectual, pasando por la romántica y la moderna, hasta la judía en medio de la segunda guerra mundial y la española antes de la colonización, entre otras.

En “El arte del encuentro”, la oriunda de Casupá, que está radicada en la Argentina (localidad de Ingeniero Maschwitz) desde muy pequeña, propone una obra para toda la familia que entretiene y crea conciencia. Entre sentimientos y planteos, monólogos y poesías, aparecen preguntas existenciales, como ¿para qué estamos aquí?, ¿cuál es el sentido de la vida?, ¿cómo se obtiene amor? y ¿qué depende de nosotros hacer? Se trata de un personaje atemporal, que se despide para regresar a su hogar. Durante 60 minutos, nos muestra distintos seres que conoció en la tierra, varios quieren irse de sí.

“En un collage de grandes autores iremos sorprendiéndonos y reencontrándonos con nosotros mismos”, afirma Soledad Silva Fernández, que supo escribir el unipersonal en versión libre, inspirándose en textos de una veintena de grandes autores. Desde Jorge Luis Borges, Bertold Brecht, Mario Benedetti, Juana de Ibarborou y Alejandra Pizarnik, pasando por Sam Sheppard, Tenesse Williams, Roberto Juarroz, Alejandro Casona, Silvio Rodríguez, Francisco Luis Bernardez y Agustín Cuzzani, hasta Enrique Santos Discépolo, Richard Bach, Sor Juana Inés de la Cruz, Enrique Barrios y Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros.

Soledad Silva Fernández, virtuosa actriz que personifica 14 mujeres en una hora

Entre personaje y personaje, encarnados por Soledad, se escuchan sonidos armonizadores en vivo, propiciados por Cristian Lacroix, a través de cuencos tibetanos (artefactos con forma de tazón y sonido similar a una campana), centrando y transformando la energía de la sala teatral e invitando a los espectadores a un viaje único.  

Con “El Arte del Encuentro”, que estrenó a los 19 años de edad e hizo giras por Uruguay, Chile, Perú, Bolivia y Argentina, Soledad lleva realizadas más de 2000 funciones en salas teatrales y ámbitos no convencionales, transformando en teatro cualquier sitio, especialmente colegios, con lectura de poemas y debate posterior.

“El arte del encuentro” se puede presenciar los viernes de noviembre, a las 20,30 horas, en la sala del Centro Cultural Borges, calle Viamonte, esquina San Martín, en el barrio porteño de Retiro.

ACERCA DE SOLEDAD SILVA FERNÁNDEZ

Soledad Silva Fernández nació el domingo 27 de abril de 1975, en Casupá, Florida, República Oriental de Uruguay, pero al poco tiempo emigró a la Argentina. Es madre de cuatro hijos (de distintos padres) nacidos en su casa (sin médicos). El último parto fue parte del corto “Tao, el camino”, dirigido por Lucía Cedrón para “Malvinas – Treinta miradas”, organizado por El Ministerio de Cultura de la Nación. Estudió actuación con Alejandro Sáenz y Carlos Gandolfo; dramaturgia, en la EMAD. También se formó en Pedagogía Waldorf, Antroposofía, Coaching Ontológico y Danza Extática. Fue modelo, diseñadora y vendedora de Pícaro Puck. Desde 2011 da clases de creatividad para niños y asesora a docentes hacia lo creativo. Simultáneamente actúa (realiza unipersonales para adultos y niños reflexionando sobre ecología), pinta y escribe desde pequeña (es autora de varios libros). También participa en micros televisivos sobre crianza y educación en el programa de cable “Amamantar”. Como actriz participó en varios ciclos televisivos, como “Por ese palpitar”, “Verano del 98” (interpretó a una española, en 100 capítulos) y “Para siempre ni solos ni solas”, entre otros. En teatro, por el papel de Mariceleste en “Los indios estaban cabreros” obtuvo el premio a la mejor actriz de reparto entre 50 obras, otorgado por el diario La Nación. Dirigió “La casa de Bernarda Alba” y dos unipersonales, uno de Griselda Gambaro y otro con selección de textos de “afuera desde adentro”.

SIN COMENTARIOS