Nuevo operativo de fiscalización en Tigre

0
97

Desde la Secretaria de Ingresos Públicos del Municipio de Tigre se realizó un nuevo  operativo de fiscalización y control de construcciones clandestinas. En esta oportunidad se inspeccionó el Barrio cerrado Santa Catalina.  

Los inspectores municipales llevaron adelante una fiscalización catastral en el Barrio cerrado Santa Catalina en Villa La Ñata y detectaron 162 casas consolidadas, con un total de más de 40.000 m2 y en algunos casos de lujo, que nunca fueron declaradas por sus dueños ante el Fisco Municipal.

Con idéntico criterio, la Secretaria continuará con controles en todos los barrios cerrados del partido, con la afectación específica de 30 inspectores y las imágenes satelitales actualizadas.

Operativo de fiscalización

En este sentido Daniel Chillo, secretario de Ingresos Públicos, explicó: “Se dejaron intimaciones en 162 propiedades de las cuales no se registran plano aprobado en el municipio y también se distribuyeron 260 intimaciones por deudas que llegan a los $ 50.000. En el caso de la falta de planos registrados estimamos que hay una evasión que ronda los $ 4 millones de pesos y en el caso de las intimaciones es un monto a regularizar en el orden de $ 2 millones”.

Y agregó: “Los contribuyentes han perdido una buena oportunidad para regularizar sus planos y por lo tanto deberán afrontar importantes multas y recargos hasta tanto regularicen su situación de acuerdo a lo previsto en la ordenanza fiscal vigente”.

“El operativo se llevó a cabo con permiso de las autoridades de la administración del barrio. Fuimos entregando las intimaciones en cada una de las propiedades, explicándoles cuales son los procedimientos que contempla la ordenanza fiscal impositiva para que puedan regularizar su situación”, finalizó Chillo.

En razón de ello, se intimó por falta de planos a los inmuebles que figuraban como baldíos, otorgándole 15 días para la presentación de los mismos, caso contrario se aplicarán las multas y recargos previstos en las normativas vigentes.

Todas las propiedades fiscalizadas, tenían una superficie superior a los 200 metros cuadrados de edificación y con detalles de categoría.  Esto generó una evasión tributaria de Derechos de Construcción de más de  $ 4.000.000.

En forma conjunta se cursaron intimaciones de deuda por Tasas por Servicios Municipales y Contribución por Mejoras vencidas a 246 propiedades, que suman una deuda acumulada de más de $ 2.500.000.

La Secretaria de Ingresos Públicos detectó en forma primaria las construcciones referidas por las imágenes satelitales incorporadas al catastro Municipal y luego, procedió a realizar un operativo presencial  por inspectores de la Subsecretaria de Fiscalización y Recaudación a fin de verificar los datos, las características y antigüedad de las construcciones e intimar a los propietarios para que regularicen su situación. Luego de haber dado un importante tiempo de regularización que ha sido ignorado por los propietarios.

SIN COMENTARIOS