Tras obras hidráulicas municipales, el miércoles reabrirán el “Puente Negro” de Virreyes

0
230

El Presidente del Honorable Concejo Deliberante de San Fernando, Santiago Aparicio, observó la finalización de los trabajos y confirmó que sólo restan detalles para que el tránsito vuelva a circular sobre el Zanjón Fate y bajo el puente ferroviario de Ruta 202 y Malvinas Argentinas. “Estamos contentos de haberla terminado aunque era responsabilidad del gobierno provincial”, indicó.

La zona del Arroyo Fate y la canalización que lo conecta al Río Reconquista fueron históricamente zonas inundables y de las más sufridas de San Fernando, los días de fuertes lluvias. El cambio climático y décadas de falta de mantenimiento Provincial obligaron al Municipio a actuar con sus propios recursos: a fines de octubre empezó una importante obra que este miércoles 23 de diciembre se daría por finalizada.

Santiago Aparicio, Presidente del Honorable Concejo Deliberante, visitó los últimos trabajos en el denominado ‘Puente Negro’ de Ruta 202 y Malvinas Argentinas. Afirmó allí que “es una construcción muy necesaria para Virreyes Oeste” y comentó que beneficia a una red clave para el distrito: “Al Zanjón Fate caen el agua de los conductos de la avenida Avellaneda y las calles Pasteur y Malvinas Argentinas, entre 202 y Pueyrredón”.

“Estaba obstruido por unos caños que eran de poco diámetro, por eso hicimos dos celdas de 6×3 metros y 20 metros de largo, por donde pasará muchísima más agua que antes”, explicó el funcionario. “Ya se puede ver cómo bajó el nivel del zanjón. Los días de lluvia se liberará más rápido hacia el Río Reconquista y la gente vivirá con menos agua en las calles”, continuó.

1

Esta obra forma parte de un programa que inició en el 2012 a partir de la desobstrucción sistemática de los conductos del Arroyo Cordero, otra cuenca que afecta el desagote de Virreyes. Posteriormente, el Zanjón Fate fue ensanchado, dragado, saneado y profundizado para que mejore su escurrimiento, y más tarde se le construyeron 2 reservorios hidráulicos que alivianan y regulan su paso, para evitar desbordes.

“No podemos levantar el nivel de la ciudad, pero sí hacer todas las obras adyacentes para que los días de lluvia nadie tenga problemas”, manifestó Aparicio. “Estamos contentos de haberla terminado, aunque esta obra no es responsabilidad del Municipio de San Fernando, sino del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Nos vimos obligados a trabajar porque no obtuvimos respuestas y nuestros vecinos nos demandaron acción”, completó.

Por último, anunció que llegarán otras mejoras a la zona para que el sitio sea más agradable y seguro: “Seguiremos con lo que falta, que es parquización, arreglos de veredas, barandas, pintura vial y señalización. El miércoles 23 de diciembre estará abierto, pero lo inauguraremos en la primera semana de enero del 2016”.

SIN COMENTARIOS