Más de 5.000 chicos en las colonias de verano de San Isidro

0
329

Los seis campos municipales de deportes reciben diariamente a niños y adolescentes que realizan gratuitamente actividades recreativas y deportivas.

En San Isidro el inicio de las colonias de verano en los campos de deportes municipales fue un éxito: reunió a más de 5.000 chicos que, en forma gratuita, realizan actividades deportivas y recreativas.

Colonia-de-verano-E

“Este año la inscripción explotó como nunca, la demanda fue muy grande. Eso es porque los padres confían en nosotros”, afirmó Mario Scuderi, subsecretario de Deportes.

Colonia-de-verano-D

Y agregó: “Las colonias tienen mucha alegría, los chicos están de vacaciones y las disfrutan al máximo. Los profesores las viven de forma descontracturada, inculcando buenos valores a través del deporte”.

Colonia-de-verano-C

Actividades:

Durante todo el mes, niños, de 4 a 12 años, y adolescentes, de 13 a 17, concurren a los diferentes campos para incorporar técnicas de natación, rugby, voley, hockey, fútbol, gimnasia artística, ajedrez, atletismo, kayak, windsurf, yachting y juegos para personas con discapacidad, entre otras disciplinas.

Una de las labores más destacadas en las colonias es la de los integrantes del Centro Municipal de Actividades Especiales (CeMAE) que llevan a cabo diversas tareas recreativas, como básquet, tenis, waterpolo y ajedrez, para personas con discapacidad.

Colonia-de-verano-B

Además, se han hecho convenios con clubes zonales, como el de Veleros de San Isidro y el Náutico Ciudad de San Isidro, para que los niños puedan hacer campamentos, tengan un contacto más directo con la naturaleza y los adolescentes hagan deportes acuáticos como el windsurf, embarcación a vela y kayak.

“Lo que más me gusta es correr y jugar al quemado. Me divierto muchísimo“, contó Olivia Beccar Varela, de diez años.

A su lado, Victoria García, de la misma edad, agregó que lo que más le atrae es estar en la pileta porque le encanta nadar. “Las colonias son re divertidas tienen que venir”, comentó.

“En las colonias hice muchos amigos“, celebró entusiasmado Benjamín Hernández, de ocho años.

Máximo Aguirre, de nueve años, remató: “Tenemos los mejores profesores. Son re buena onda”.

SIN COMENTARIOS