Jóvenes ayudan, aprenden y son contenidos en el ‘Poli 3’ de San Fernando

0
126

El Municipio le dio lugar como auxiliares a un grupo de chicos mayores de 14 años que “se encariñaron” con el establecimiento y quisieron colaborar con las actividades de colonias de verano, las cuales ya no pueden integrar por superar la edad límite. De esta manera continúan sus visitas al lugar, conocen las tareas diarias de los profesores y se contienen a través del deporte y la recreación.

El Polideportivo Náutico N° 3 de San Fernando, uno de los complejos municipales más bellos de la región, es un sitio que genera muchas emociones. Por ejemplo, un conjunto de adolescentes que ya no pueden asistir a la colonia de vacaciones, tanto afecto le tomaron al lugar que insistieron a sus profesores y formaron un grupo de ayudantes juveniles, voluntarios, para seguir unidos y retribuir con cariño y trabajo los buenos momentos compartidos allí.

El Regente del ‘Poli 3’, Darío Gómez Da Costa, explicó que ellos “son chicos un poco más grandes que los ‘colonos’, tienen de 14 años para arriba, y una muy buena conducta”, y continuó: “Nos ayudan a mantener a los grupos controlados durante los juegos, nos dan una mano grande, y los viernes tienen actividades de campo y de pileta sólo para ellos”.

“Nos muestran que durante su tiempo de colonia se divirtieron tanto que quisieron volver, se encariñaron, y eso nos pone contentos”, comentó Gómez Da Costa y finalizó: “Lo pasamos bien, creo que lo disfrutan mucho”. Cabe aclarar que todas las tareas que desempeñan los jóvenes son supervisadas por profesores, coordinadores, guardavidas y personal responsable.

El grupo fue establecido a partir de la necesidad de brindarles contención a estos ‘egresados’ y el interés de ellos mismos de sentirse parte del staff. Yael, una de las chicas que sigue acercándose al Poli 3, contó sus motivos para sumarse en la iniciativa: “Yo quiero seguir esta carrera, me parece muy interesante poder venir”. Y describió algunos de los mandados que les encargan: “Cuidamos que los más pequeños no se golpeen, que estén ordenados y que lo pasen bien”.

Favio, por su parte, antes de saltar al agua de una de las piletas del Polideportivo para tener una clase de natación exclusiva para ayudantes -y de paso, refrescarse ante el sofocante calor de febrero-, brindó también su opinión: “Me parece una linda experiencia. Los más chicos se portan muy bien y nosotros pasamos el verano entre amigos”.

SIN COMENTARIOS