Veintinuno, la edad ideal para preservar óvulos

Los 21 años es la edad ideal para preservar óvulos porque la mujer tiene «el mayor caudal folicular que tendrá en toda su vida», afirmaron especialistas, que señalaron que la educación es «fundamental» para comprender «la importancia de la fertilidad y la planificación familiar».

«Creo que esa es una buena edad primero porque la mujer, si bien puede considerarse adolescente, ya tiene conciencia de su sexualidad; segundo porque tiene el mayor caudal folicular que va a tener en toda su vida ya que a partir de ese momento irá disminuyendo paulatinamente, y tercero porque como en muchos casos aún no están independizadas de los padres, ellos podrían asumir el gasto», dijo el ginecólogo Fernando Neuspiller.

El director de la clínica especializada en medicina reproductiva IVI Buenos Aires recomendó a las mujeres que estén interesadas en preservar hacerlo antes de los 35 años, «aunque aquellas que ya hayan pasado esa edad y aún no lo hayan hecho también pueden intentarlo hasta los 38 o 40 años, dependiendo del caso», señaló.

«Si bien lo ideal es que la mujer sea lo más joven posible al momento de vitrificar, a una paciente de 38 años que quiera preservar le recomendamos que lo haga varias veces, porque la calidad genética de los óvulos va empeorando a medida que aumenta la edad», precisó.

Agregó que a los 30 años el 70 por ciento de los óvulos que tiene una mujer son genéticamente normales, mientras que a los 40 lo son sólo el 30 por ciento.

La vitrificación de óvulos es una técnica de congelamiento con descenso brusco de la temperatura. El procedimiento consiste en estimular los ovarios con hormonas para que se produzcan varios óvulos -la cantidad dependerá de la capacidad de respuesta del ovario-, que luego se aspiran y se congelan para su conservación.

Consultado sobre la capacidad de decisión y la calidad y cantidad de información con la que cuentan los jóvenes a la hora de tomar este tipo de decisiones, que no suelen ser prioritarias a los 21 años, Neuspiller consideró que la educación en la casa y en la escuela «es fundamental».

«Hay que explicarles que médicamente lo ideal es ser madre cuando tienen una buena reserva ovárica y sus óvulos tiene buena calidad genética, y en el caso de que no quieran hacerlo a esa edad es bueno que conozcan la posibilidad de planificar su familia a través de la conservación de óvulos, porque la fertilidad no dura para toda la vida», insistió el especialista.

María Villami, psicóloga de IVI Buenos Aires, coincidió y señaló a Télam que «el tema de la incidencia de la edad en la fertilidad de la mujer podría estar incluido en el programa escolar de biología en los colegios secundarios».

«Hoy son pocas las mujeres que están realmente informadas sobre su reloj biológico, porque nunca les explicaron que la mujer tiene una cantidad finita de óvulos que se va ‘gastando’ en cada menstruación, ni que a partir de los 35 años la calidad de esos óvulos baja notablemente», destacó.

Y completó: «Así como existen las charlas de educación sexual, también podrían incorporarse en el secundario, en una segunda etapa, las charlas para la preservación de la fertilidad, lo que sería de gran ayuda para informar y sobre todo prevenir crisis emocionales en un futuro cuando estén planificando su maternidad».

Con respecto a los costos, Neuspiller apuntó que el tratamiento ronda los 30.000 pesos y que los óvulos se vitrifican o congelan «por el tiempo que la mujer desee posponer su maternidad», ya que una vez realizada la técnica los óvulos quedan almacenados en un tanque de nitrógeno líquido.

Por su parte la ginecóloga Florencia Inciarte señaló que tanto en la Argentina como en el resto del mundo las mujeres postergan la búsqueda del embarazo, tienen menos hijos o directamente no consideran la posibilidad de tenerlos.

«Los motivos son diversos. Puede ser porque no llegaron a conformar la pareja deseada, por temas laborales o directamente porque no piensan en tener hijos. Nosotros como médicos tenemos que informar y asesorar respecto a la planificación familiar con especial énfasis en lo que respecta a la vitrificación de óvulos», remarcó.

En caso de conformar la familia deseada, los óvulos criopreservados pueden ser descartados o donados.

«Si bien no provee una garantía, criopreservar sigue siendo la mejor respuesta que la ciencia tiene frente a la postergación, ya que permite potencialmente poner a resguardo la fertilidad», completó la especialista.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.