Las obras de AYSA recién inauguradas beneficiarán a millones de bonaerenses

0
139

Cristina calificó de “inédita” y de una “importancia fenomenal y estructural” en materia de saneamiento a la plantas depuradoras y potabilizadoras de la empresa estatal que inauguró en Berazategui y Tigre y que demandaron una inversión de 6.000 millones de pesos.

La nueva infraestructura beneficiará a más de cuatro millones de habitantes del conurbano bonaerense.

Cristina, que encabezó un acto en la Planta Depuradora de Líquidos Cloacales “Del Bicentenario”, ubicada en Berazategui, estuvo acompañada por el gobernador bonaerense Daniel Scioli; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el intendente de Berazategui, Patricio Mussi; y el presidente de AYSA, Carlos Ben, entre otras autoridades.

A través de una videoconferencia la presidenta inauguró también la expansión de redes domiciliarias de desagües cloacales en los municipios de Quilmes e Ituzaingó; y mantuvo un contacto con la Central Atucha II “Doctor Néstor Carlos Kirchner”, donde el ministro de Planificación, Julio De Vido, encabezó el acto de puesta en marcha de la planta de generación de electricidad.

La planta depuradora de Berazategui y la Planta Potabilizadora “Juan Manuel de Rosas”, en el partido de Tigre, son las obras de mayor envergadura en materia de agua potable y saneamiento encaradas en el país en los últimos 50 años, cuya construcción demandó una inversión global de 5.700 millones de pesos.

Cristina, en su discurso transmitido por cadena nacional, afirmó que esta obra es “inédita en el país, de una importancia fenomenal y estructural” y que “no es sólo de infraestructura, sino de saneamiento y dignidad” ya que era “indigno que la gente de Berazategui viviera en un ambiente con tal grado de contaminación”, en referencia a la planta depuradora.

También recordó que “hace 102 años que el 30% de las cloacas de San Fernando, Lomas de San Isidro y Vicente López y el 100% de las de Capital Federal, Avellaneda, Quilmes, Florencio Varela y Berazategui desagotan en Berazategui los desechos de más de cuatro millones de habitantes”.

Cristina, tras señalar que “a nadie le importaba que se tiraran los desechos con impunidad absoluta”, consideró que ese tipo de obras “son las que realmente contribuyen al medio ambiente” y criticó a la compañía francesa Suez, que se hizo cargo de la concesión del servicio durante la década del 90.

“Suez tenía previsto iniciar esta obra en 2019 y para cuando el entonces presidente Néstor Kirchner decidió rescindirle el contrato no se había hecho ni la cuarta parte de las obras a las que se había comprometido”, reseñó la Presidenta.

En lo que respecta a las obras, la planta “Juan Manuel de Rosas” complementará en esta primera etapa la producción actual de agua potable y -en una segunda etapa prevista para fines de 2015- se integrará al sistema de transporte y distribución de la empresa para poder alcanzar su máximo objetivo, cuando se estima que la concesión atenderá a 12 millones de habitantes.

La planta tiene capacidad para producir 900.000 metros cúbicos de agua potable por día -a partir de tres módulos de 300.000 litros cada uno- para satisfacer la demanda de dos millones de personas.

En una primera etapa ya habilitada, produce 75.000 metros cúbicos día y beneficia a unos 200.000 habitantes de las localidades de Pacheco, Benavidez y núcleos habitacionales sobre la Ruta 27, entre Nordelta y el Canal Aliviador, en el partido de Tigre.

“Esa agua reemplaza a la que se traía de la Planta San Martín, en Palermo, y se redistribuye para mejorar la oferta del caudal en el resto de Tigre” explicó el ingeniero Luis Jauregui a un grupo de periodistas que recorrió la planta.

“En esta etapa captamos agua del Río Luján, a partir de una toma de 5 kilómetros, pero tuvimos que ir al Paraná con una toma de 15 kilómetros porque el caudal no alcanza para cuando tengamos que producir 900.000m3”, añadió Jauregui.

La planta potabilizadora se construyó en un predio de 15 hectáreas cuyo 70% está cubierto por las instalaciones en las que se realiza el proceso de potabilización y se ubican oficinas administrativas.

Para la operación, consta de un conducto por el que ingresa el agua cruda, una cámara de llegada, una cámara de aspiración de bombas, una cámara, tamices, floculadores, decantadores, filtros, sala de cloro, sistema de dosificación de coagulante y cal, reservas, una estación de bombeo de agua potable y una planta de tratamiento de los barros surgidos del proceso.

La toma Puerto Escobar, sobre el Río Paraná -a 50 metros de la costa- incluye el conducto Túnel Paraná de las Palmas, de 3,6 metros de diámetro y 15 kilómetros de longitud hasta la planta.

La obra se completa con dos conductos de salida uno hacia Tigre centro y otro hacia Benavidez, ambos de 1,2 metros de diámetro y  17 kilómetros de extensión.

Su construcción se inició en febrero de 2009, y generó 1.500 empleos –que llegaron a 2.300 en momentos pico-, señaló el jefe de la planta Rodolfo Tripelli, quien agregó que “entrada en operación -el primero de los tres módulos- trabajan en el lugar 60 personas”.

La obra demandó 4.900 millones de pesos, con 40% de financiamiento del banco brasileño BNDES y el resto con aportes del gobierno nacional.

Beneficiarios directos de esta obra son los habitantes de los partidos de Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López y San Martín, y permitirá avanzar en la expansión del servicio en Tres de Febrero, Hurlingham, Ituzaingó y Morón.
La otra obra inaugurada, la planta procesadora de líquidos cloacales, “Del Bicentenario”, una de las más grandes del mundo en su tipo, puede procesar 33,5 metros cúbicos de agua por segundo.

Esta planta fue diseñada con un horizonte de 25 años, y en principio mejorará la calidad de vida de 4.000.000 de habitantes.

La misma puede remover 22 toneladas de residuos sólidos, 52 toneladas de arena y 95 toneladas de grasas por día.
Para su puesta en funcionamiento fue necesario construir tres obras principales: una planta de depuración cloacal, una estación de bombeo, y un emisario de cuatro metros de diámetro y 7,5 kilómetros de longitud, con sus correspondientes difusores.

La planta está conformada por una estación elevadora de entrada, unidades desarenadoras y desengrasadoras equipadas con puentes barredores de fondo y de superficie, instalaciones para transporte y acondicionamiento para la disposición de los sólidos retenidos en el proceso, e instalaciones auxiliares.

SIN COMENTARIOS