Aumentan los casos de cáncer en la Argentina

0
155

El país tiene una incidencia de 217 casos cada 100 mil habitantes y se ubica entre los de promedio “medio-alto” de nuevos enfermos por año. La enfermedad tan temida es prevenible y, ante un diagnóstico temprano, los pronósticos no son tan desalentadores como se cree.

La Argentina cumple 200 años instalada en una ubicación intermedia de incidencia del cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, por su sigla en inglés), su base de datos online Globocan y el Ministerio de Salud, el país se ubica en un índice de incidencia (casos nuevos por año) medio-alto, de 217 casos /100 mil habitantes promedio.

“No fumar es una decisión inteligente. Cada cigarrillo rubio contiene 60 sustancias tóxicas, entre las cuales hay algunas que promueven el cáncer. Hay componentes presentes en el cigarrillo que nadie con un poco de buen criterio se pondría en la boca, como plomo, cianuro, arsénico, venenos paras ratas y nicotina, que es el compuesto adictivo”, detalló el especialista en oncología, quien consideró que “alcohol y tabaco son dinamita porque juntos hacen sinergia y potencian el daño, especialmente en la zona de contacto”, resaltó el médico especialista en Oncología, Alejandro Turek.

¿Qué estudios hacerse según el género? 

Las mujeres: consulta anual con el clínico de cabecera. Autoexamen mamario mensual, mamografía +/-, ecografía mamaria bilateral en ausencia de factores personales o familiares de riesgo. En ese caso habrán iniciado sus chequeos mucho antes. Examen anual ginecológico -papanicolau, colposcopía y control de la infección por HPV-. De acuerdo a resultados se repetirán en intervalos anuales o más prolongados. La mama se estudia hasta los 75 años, mientras que el cérvix uterino hasta los 65. Luego, el especialista evalúa la conveniencia de seguir los controles. Radiografía digital de tórax anual si fuman, colonoscopía inicial a los 50 y luego cada 5 años en ausencia de pólipos hasta los 75. Prestar atención a todas las lesiones benignas de la piel. Sobre todo si se expusieron en exceso al sol sin protección adecuada y siguen esa práctica. Los cambios de forma, bordes, color, tamaño, y sangrado de una lesión cutánea es motivo de consulta con especialistas.

Los hombres: consulta anual con el clínico de cabecera. Radiografía digital de tórax anual si fuman, colonoscopía y el control de la piel, igual a las mujeres. Control anual con urología para el tacto rectal y marcador PSA en sangre para descartar el tumor prostático.

En ambos sexos: control completo de laboratorio anual, para evaluar la normal función de la médula ósea y las células de la sangre, hígado, riñón, metabolismo. Y consultar rápidamente ante cada signo que parezcan anormales de reciente aparición (disfonías sin solución, sangrados, tos seca que no cede, tumoraciones o ganglios que desarrollan en corto tiempo, entre otros motivos de consulta).

SIN COMENTARIOS