Monseñor Ojea celebró misa en honor a San Cayetano

0
177

HONOR AL SANTO DE LA PROVIDENCIA DEL PAN Y DEL TRABAJO

“Nos unimos a nuestros hermanos trabajadores, anticipándonos a la celebración a San Cayetano y ofreciendo la misa por ellos y por la intercesión de San Cayetano, tan venerado por nuestro pueblo”,  comenzó diciendo monseñor Oscar Ojea, Obispo de la Diócesis de San Isidro, en su homilía de la misa celebrada ayer, 2 de agosto, en la parroquia de Nuestra Señora de Aránzazu ubicada en el partido de San Fernando.

La Pastoral de los Trabajadores de esta Diócesis, invitó  a hombres y mujeres de la comunidad diocesana y a las asociaciones de trabajadores de la región, a esta ceremonia religiosa en honor a San Cayetano, Santo de la Providencia del Pan y del Trabajo.

20160802_191318[1]

Junto a los trabajadores, estuvieron presentes en la celebración representantes de las distintas centrales sindicales; Juan Manuel Rozich Secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT Azopardo); Hugo Russo, Secretario general y Jorge Carrizo, Secretario de la Central de Trabajadores Argentina (CTA) Zona norte (Judiciales); Carlos Quadarella Secretario general Seccional de la Unión Ferroviaria seccional Victoria; Francisco Rufino, Apoderado del Sindicato de Trabajadores de Farmacia (SITFAR); Milena Lamonega, Secretaria adjunta del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) Delegación San Isidro; Luis Graña, Esteban Pereyra, Delegados regionales de la Asociación Bancaria; Patricia Cubría, Diputada de la prov. de Buenos Aires por el Bloque Peronismo Para la Victoria; Gustavo Mastroianni, Secretario General de ATE San Fernando;  Gaston Serué y  Héctor Ratto en representación de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP); Villalba por la Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica de la República Argentina;  Noelia Basualdo, en representación del Sindicato de Espectáculos Públicos y afines (SUTEP) y, Luis Benedetto por la CTA que nuclea a los jubilados de Banco Provincia de Zona norte.

En un clima fraterno transcurrió esta ceremonia presidida por el Obispo, monseñor Ojea, quien en su homilía destacó la importancia de la fuente de trabajo, expresando que: “La posibilidad de trabajar nos integra a una sociedad, nos hace pertenecer a ella, nos hace sentirnos miembros de un cuerpo y por lo tanto útiles y esto hace a la dignidad de la persona; se rebaja la dignidad de la persona cuando estamos sin trabajo, cuando estamos fuera del orden de la producción entonces quedamos en una situación de desamparo de zozobra, de oscuridad, nos sentimos fuera del cuerpo, como si no perteneciéramos a la sociedad”.

Al culminar la reunión luego de la misa, el pbro. Jorge Luis Lagazio, párroco de Nuestra Señora de Aránzazu y coordinador de la Pastoral Social de la Diócesis de San Isidro, expresó su alegría y optimismo al haber recibido en esta ceremonia a las distintas fuerzas sindicales que juntas integran el escenario actual que nuclea a los trabajadores de la Argentina.

SIN COMENTARIOS